"Si cumple poca condena, no creo que se le ocurra volver al pueblo"

  • Una multitud despide a Javier Candel, el joven asesinado el fin de semana por un menor en una zona de 'botellona'

Comentarios 43

El día que lo iban a matar, Francisco Javier Candel Toro no tenía pensado salir de casa. Un amigo lo llamó por teléfono y decidió ir a la zona de botellona del pueblo a comerse un perrito caliente con su novia. En Los Palacios este fin de semana se ha invertido la novela de García Márquez. A diferencia de Santiago Nassar, el protagonista de la Crónica de una muerte anunciada, nadie en este municipio del Bajo Guadalquivir sabía cuál sería el último día de la vida de Javier Candel. De lo que sí estaban seguros los palaciegos es de que pronto habría un entierro.

Lo presentían, dicen algunos, porque el joven de 17 años que presuntamente clavó dos puñaladas en el pecho y el costado a Javier Candel era muy conflictivo y raro era el fin de semana en que no estaba envuelto en una pelea. Es muy famoso en el pueblo. Le conocen como Ronaldito porque dicen que jugaba muy bien al fútbol hasta que su vida se torció hace unos años. Cuentan que incluso la mayoría de los bares de Los Palacios le tenían prohibida la entrada porque había protagonizado varias reyertas en las que habían volado hasta las sillas.

Le falta un mes para cumplir los 18 y ya tiene cinco causas pendientes con la Justicia: tres por lesiones, una por robo y la última por homicidio. Ayer mismo se le enjuició en el juzgado de Menores número 3 de Sevilla por un robo con violencia e intimidación. Un día antes había entrado en el centro de reforma de Carmona y había declarado en otro juzgado por el homicidio de Javier Candel, que falleció en el hospital de Valme a las 13:40 del pasado lunes. Ante el juez negó que fuera el autor de las puñaladas pero varios testigos lo identificaron y la Guardia Civil considera que es el autor material del crimen.

Aún existe cierta confusión sobre cómo ocurrió la agresión. Debió ser muy rápido y ahora un equipo de la unidad científica de la Guardia Civil está investigando el arma homicida. Cuentan los amigos de la víctima que ésta había salido de casa sobre la una de la madrugada y estaba con unos amigos en la zona próxima al polideportivo, lugar donde se celebran habitualmente botellonas. A las dos y media se entabló una pelea en la que estaban implicados el menor detenido y un primo de Candel, entre otros. Éste medió y recibió las dos puñaladas.

Luego llegaron las 35 horas de agonía en la UCI de Valme, el arresto del presunto homicida y los llantos de familiares y amigos cuando conocieron que el joven había muerto. Ese entierro que estaba casi anunciado llegó ayer. Fue a las cinco de la tarde en la iglesia de Santa María la Blanca, patrona de Los Palacios, ese mismo recinto donde hace tres años se celebró el funeral de tres veinteañeros que se mataron en la autopista de peaje con un MG amarillo. Otra vez un joven que no pasaba de los 21. Allí había cientos de vecinos de Los Palacios desde bastante antes de las cinco. Nadie entraba en la iglesia sino que esperaban la llegada del féretro en la entrada, dejando una especie de pasillo para el coche fúnebre. Una dotación de guardias civiles vigilaba la entrada a la iglesia y abría paso al ataúd, portado por amigos y familiares de la víctima.

Uno de los que esperaba en la puerta de la parroquia era el alcalde, Antonio Maestre (PSOE). El fallecido era hijo de una concejal de su equipo en el mandato anterior, Aurora Toro. El regidor aguardaba en el atrio después de que por la mañana realizara unas declaraciones en las que lamentaba que el triste suceso había coincidido con un momento en que más de la mitad de la plantilla de la Policía Local se encuentra de baja por distintos motivos, en lo que parece un pulso laboral entre el gobierno y los agentes.

El cura recibió al féretro en las mismas puertas de la parroquia. Una multitud venía detrás entre lágrimas y sollozos y la impotencia de saber que el homicida será juzgado por la ley del Menor. "Si cumple poca condena, no creo que se le ocurra volver al pueblo", decía un amigo de la víctima.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios