Provincia

La depuradora de Aljarafesa podrá reutilizar las aguas residuales

  • El proyecto de ampliación de la planta de Palomares del Río incorpora el llamado tratamiento terciario, que elimina toda la contaminación y permite usos de riego

La comarca del Aljarafe tendrá la segunda depuradora más grande de la provincia que, además, será la más moderna porque será la primera que incorporará de manera efectiva el denominado tratamiento terciario de las aguas residuales, que Emasesa sólo aplica de manera parcial en su planta de El Copero. Este tratamiento terciario permite eliminar toda la contaminación que incorpora el agua, de forma que incluso se podrían reutilizar para otra labores como el riego, con el consiguiente ahorro que supone.

La Agencia Andaluza del Agua ha sacado a licitación la redacción del proyecto y la ejecución de la obra de ampliación de la depuradora que Aljarafesa tiene en el término municipal de Palomares del Río y que da servicio a los municipios de la comarca del Aljarafe, a los que también se han unido recientemente otras localidades ribereñas del Guadalquivir a las que abastece Emasesa, pero que no tenían conexión a ninguna estación de tratamiento de aguas residuales. El presupuesto base de esta licitación supera los 23,8 millones de euros y el plazo de ejecución es de 36 meses.

Además de duplicar su capacidad de depuración, la planta de Palomares del Río incorporará el tratamiento terciario de las aguas residuales. Este tipo de depuración consiste, básicamente, en la eliminación de la materia orgánica en un porcentaje superior al 95 por ciento, además de otros compuestos como el nitrógeno o el fósforo, especialmente peligrosos para un ecosistema tan delicado como el del Bajo Guadalquivir. La pureza que alcanza el agua tras este tratamiento permitiría incluso su reutilización para riego, con un posible uso, por ejemplo, para campos de golf. Un responsable de la materia de Emasesa llegó a decir en unas jornadas temáticas que el agua depurada con tratamiento terciario es prácticamente potable, aunque la ley prohíbe explícitamente el uso de estas aguas para el consumo humano.

La normativa actual obliga a Aljarafesa -igual que a Emasesa- a la utilización de un tratamiento secundario en su depuración, puesto que estas aguas son vertidas a una zona que la Unión Europea considera como "no sensible". Sin embargo, ya existe un informe de Bruselas en el que se recomienda que "ciudades y aglomeraciones urbanas" apliquen "un tratamiento de las aguas más riguroso".

Pero, además de mejorar sus técnicas de depuración, el proyecto de ampliación del complejo de Aljarafesa en Palomares del Río contempla la duplicación de su capacidad. Según explica la misma Agencia Andaluza del Agua, la principal razón de esta actuación es el importante aumento de la población de la comarca aljarafeña y la próxima incorporación de nuevas poblaciones del entorno. De esta forma, la planta aumentará sus posibilidades de depuración hasta los 105.000 metros cúbicos al día, frente a los 52.500 metros cúbicos al día actuales; y podrá tratar una contaminación equivalente a la generada por una población de 665.000 habitantes, frente a los 437.500 habitantes que trata actualmente. Con ello, la estación depuradora de Aljarafesa se convertirá en la segunda más importante de la provincia de Sevilla, únicamente superada por la que Emasesa gestiona en El Copero, que tiene una capacidad de 255.000 metros cúbicos al día y puede tratar el agua residual de cerca de un millón de personas, ya que atiende a la población de toda la zona sur de la capital, así como a municipios como Dos Hermanas. La siguiente depuradora en capacidad es la ubicada en San Jerónimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios