Tres detenidos en Lebrija por robar material de regadío

  • La Guardia Civil interviene 30.000 euros en material sustraído a diversos agricultores dentro de la Operación Marismeña.

La Guardia Civil de Lebrija informó de la detención de tres personas por los delitos de robo con fuerza, hurto, daños y receptación de material de regadío.

El Instituto Armado indicó que en la primavera del presente año, ante los robos que se estaban produciendo de material utilizado en los regadío en la localidad de Lebrija, se inició la Operación 'Marismeña'.

La Guardia Civil recibió una llamada del Cuerpo Nacional de Policía en Alcalá de Guadaíra en la que un agente manifiestaba que un vehículo cargado de material de regadío le resultaba sospechoso, por lo que inmediatamente agentes del Grupo de Investigación de Lebrija se trasladan al lugar. 

Una vez identificados los ocupantes del vehículo, se procedió a su traslado junto al camión a dependencias de la Benemérita, para iniciar las pesquisas, ante la sospecha del dudoso origen legal del material. 

Agentes de la Guardia Civil se acercaron a una chatarrería cercana donde se detuvo al camión y encontraron material agrícola, trasladado a Lebrija. Igualmente se detectaron irregularidades en el Libro Registro de Entrada de Mercancía de la Chatarrería.

La Guardia Civil se puso en contacto con las personas que habían sido victimas de robo de material agrícola en la zona. 23 agricultores reconocen parte del material robado como de su propiedad. El valor total de los efectos descubiertos asciende a 30.000 euros.

Por estos hechos fueron detenidos los vecinos de Lebrija A.V.E., de 43 años y J.S.R. de la misma edad, por los delitos de robo con fuerza en las cosas, hurto y daño. Además se detiene al vecino de Alcalá de Guadaíra responsable de la chatarrería F.J.O.G. de 31 años por un delito de receptación.

Los detenidos acudían a zona de cultivo de las Marismas del Bajo Guadalquivir y se apoderaban de material de regadío, en ocasiones tras forzar las puertas de los barracones, otras veces lo hurtaban directamente en el cultivo.

La pareja detenida solían aprovechar la oscuridad de la noche, aunque también a veces las horas de sesteo, usando un camión de su propiedad. Rompían o doblaban por la mitad, sirviéndose de una azada, los tubos de regadío, que suelen tener unos tres metros, para poder transportarlos en el camión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios