El director de una guardería se enfrenta a 10 años de cárcel por corrupción de menores

  • El Ministerio Público pide la clausura definitiva del centro y 10.000 euros de indemnización para el menor fotografiado

La Fiscalía de Sevilla ha presentado en los juzgados de Utrera un escrito de acusación contra el director de la guardería La Arboleda Happy de la localidad, al que solicita una condena de diez años de prisión por cuatro delitos de corrupción de menores, exhibicionismo y abusos sexuales en grado de tentativa.

El escrito de conclusiones provisionales del Ministerio Público imputa al director y propietario del centro, A. C. D., tres delitos relacionados con un niño de 10 años que no era alumno de la guardería y cuya madre denunció que había sido fotografiado por el acusado, y un cuarto delito por posesión de fotografías pornográficas de este menor y de otros niños. La Fiscalía le atribuye un primer delito de corrupción de menores, por el que solicita siete años de cárcel, un delito de exhibicionismo y provocación sexual, por el que reclama otro año de prisión, y un delito de abusos sexuales en grado de tentativa, por el que solicita un año más de cárcel. Esta misma pena de prisión se solicita por el segundo delito de corrupción de menores que se le imputa al director del centro, relación con las imágenes pornográficas de niños que le fueron intervenidas, algunas de ellas en carpetas clasificadoras y otras en soporte informático, según explicaron ayer fuentes de la Fiscalía.

La acusación pública reclama además que indemnice con 10.000 euros al menor de 10 años supuestamente fotografiado, por los daños morales causados, y exige que se le inhabilite igualmente para la profesión durante diez años. En relación con la continuidad de la actividad de la guardería, la Fiscalía ha solicitado al juez que acuerde la clausura definitiva de unas instalaciones que, en la actualidad y a pesar del escándalo, continúan abiertas aunque el acusado se encuentra en prisión preventiva desde octubre pasado, cuando fue detenido por la Guardia Civil.

El instituto armado inició la investigación tras recibir la denuncia de una madre en la que aseguraba que A. C. D. había fotografiado a su hijo desnudo, a cambio de dinero. La investigación de la Guardia Civil y los registros practicados permitieron la incautación del material fotográfico por el que ahora ha sido acusado formalmente de varios delitos de corrupción de menores.

El director de la guardería fue sometido, un mes después de su ingreso en prisión, a un examen psicológico que puso de manifiesto que no presenta ningún tipo de alteración. La defensa siempre ha negado la autoría de los hechos que se le achacan al acusado y ha mantenido que éste lleva más de 30 años al frente del centro escolar sin recibir ningún tipo de queja de la Administración ni de los padres de los menores. El propio imputado remitió un comunicado desde la cárcel en el que salió al paso de las acusaciones y aseguró que en tres décadas siempre quiso llevar la "felicidad y bienestar a unos niños que lo necesitan".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios