Nueve distinciones para cuestionar a Machado

  • Reconocimientos a personalidades e instituciones de diversos ámbitos

Antonio Machado en el principio, en el final y en el transcurso. En el año en el que se han cumplido tres cuartos de siglo de la muerte del poeta sevillano no podía ser menos. Uno de los momentos más emotivos del acto celebrado ayer en el salón de plenos de la Diputación con motivo del Día de la Provincia se vivió cuando Concepción Ramírez recibió la medalla de oro de la provincia, la última alumna que aún vive del poeta cuya infancia siempre la recordó a la sombra de un limonero. Concha, como Antonio Machado, conoció el exilio por motivos políticos y ha sido una de las defensoras de la igualdad entre hombres y mujeres, lucha que comenzó durante la Segunda República y que se vio frustrada con el estallido de la guerra civil.

También fue emotivo el momento en el que la viuda del utrerano Tate Montoya, Antonia Navarro, recogió el reconomiciento a título póstumo a este compositor y cantante que murió hace un año, aunque como dijo el otro Machado (el eterno olvidado, por cierto), quizá el mayor galardón es que sus coplas ya no sean suyas, sino del pueblo.

Distinciones también para quienes -retomando al más pequeño de los Machado- ayudan a hacer camino al caminante con más dificultades: la Asociación Paz y Bien y la Fundación Albatros. De igual modo, para los que andando han abierto camino en la ciencia y la innovación: la multinacional sevillana Abengoa, el Instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS) y uno de los mayores científicos de España, Manuel Losada Villasante, un sevillano al que en 1995 se le otorgó el Premio Príncipe de Asturias y quien incomprensiblemente no había recibido aún esta medalla.

También han trazado una gran senda artística el torero Manuel Jesús El Cid y la cantante Pastora Soler (ausente en el acto, por lo que la medalla la recogió su hermano). Nombres de personas e instituciones que, como resaltó Susana Díaz, ponen en duda la célebre frase del poeta que en el exilio soñó con el cielo azul de su infancia: Sevilla sin estos sevillanos no es tanta maravilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios