La familia adoptiva de Maloma no tiene noticias de la joven desde hace una semana

La familia adoptiva de Maloma Morales de Matos, la joven española saharaui que lleva casi medio año secuestrada por su familia biológica en el Sahara Occidental, denunció ayer que no tiene noticias de ella desde hace una semana. Los padres de Maloma, José Morales y María del Carmen de Matos, y su pareja, Ismael Arregui, expusieron ayer en un comunicado que el cónsul español en Argel tampoco ha podido ver a Maloma, pese a que lleva una semana en los campamentos.

"Las dos llamadas de Maloma recibidas hace una semana sólo fueron paños calientes para intentar que abandonemos nuestra lucha por su libertad. Desde entonces no hemos logrado volver a contactar con ella. No le han dado un teléfono, como dijeron. Por eso, tenemos que llamar al de su hermano mayor, Mohamed Lamine, que cuelga cada vez que intentamos comunicarnos", aseguran los padres adoptivos.

El cónsul español en Argel, Cristian Font, lleva una semana en los campamentos y "no ha conseguido siquiera ver a Maloma, ni entrevistarse con su familia, que la mantiene retenida en la casa familiar del campamento de Smara", añaden los padres. El Ministerio de Exteriores sólo ha informado a la familia adoptiva de que el cónsul mantuvo una reunión con el ministro saharaui de Justicia y Asuntos Religiosos, Ahmed Lehbib Abdi, y con el de Juventud, Mrabih El Mami, máximo responsable del programa Vacaciones en Paz. La familia dice tener información de que también hay mediadores de las Naciones Unidas, pero tampoco han conseguido avances y "aseguran que los mayores de la tribu de Maloma (Rguibat Ouled Mousa) mantienen una postura errática e intransigente y no permiten ni aceptan que ella, como mujer adulta que es, pueda decidir libremente".

Los padres y el novio de Maloma lamentaron que los delegados saharauis en España y las asociaciones solidarias con el Sahara nieguen que Maloma esté secuestrada. "Piden máximo respeto hacia sus costumbres, que parece que están por encima de la defensa de los Derechos Humanos. Nosotros les exigimos a ellos el debido respeto a los Derechos Humanos y a la libertad de Maloma y las demás mujeres retenidas ilegalmente en los campamentos por sus familias biológicas", apuntan los padres y el novio, que denuncian que están siendo "objeto de una campaña de descrédito intolerable y vergonzosa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios