Provincia

El futuro hospital de Morón se retrasa porque los suelos aún son rústicos

  • El Ayuntamiento no ha aprobado aún su PGOU · Incluye la construcción de casi 500 viviendas junto al centro · La Junta autoriza el plan especial para el de Lebrija

Comentarios 2

Morón y Lebrija están desde hace años pendientes de contar con sendos centros hospitalarios de alta resolución (chares) para dar servicio a los habitantes de la Sierra Sur y el Bajo Guadalquivir de la provincia, respectivamente, pero los proyectos previstos en uno y otro municipio se desarrollan a distinto ritmo: en Morón, el proceso se demora sine die debido a que el Ayuntamiento ha optado por obtener los suelos mediante un convenio urbanístico, que incluye 500 viviendas, sin tener el PGOU aprobado, mientras que en Lebrija el camino comienza a desbrozarse después de que la Junta publicase la semana pasada la resolución por la que autoriza la recalificación de 15.000 metros cuadrados para la construcción de su chare.

El gobierno moronense de Manuel Morilla (PP) eligió una zona rústica de cuatro hectáreas, la Piruela, en la salida por la carretera de Marchena, con cuyos propietarios firmó un convenio urbanístico, que además del chare prevé la construcción de casi medio millar de viviendas. Desde el gobierno local se sostiene que, con esta operación, la compra del suelo tendrá un coste cero para las arcas municipales, aunque la Junta sostiene que impide que se dé prioridad a la calificación del suelo por el interés público de la actuación.

Con el convenio urbanístico, la reclasificación de suelo depende de la aprobación del PGOU conforme a los criterios marcados en la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), un proceso largo que para el Ayuntamiento no debe ser obstáculo. A juicio de este último, el acuerdo con los propietarios autorizaba a las administraciones a acceder a los terrenos "exclusivamente a efectos de estudios y análisis para el desarrollo del proyecto sanitario". Con este fin, el Consistorio envió en agosto el convenio con acuse de recibo a la Consejería de Salud, pero la respuesta no se ha producido porque los suelos afectados son aún rústicos y son de propiedad privada.

Morilla convocó por decreto el 28 de octubre un procedimiento negociado para modificar las normas urbanísticas en la finca, al que invitó a participar, entre otros, al equipo del urbanista Manuel Ángel González Fustegueras, que está redactando el PGOU. A pesar de que no es posible esta modificación puntual porque el municipio no está adaptado a la LOUA, el gobierno local confía en que la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio lo autorice una vez que se adapte parcialmente a la ley, un proceso que está en marcha.

El Ayuntamiento apunta que la actitud de la Junta denota su intención de discriminar a un gobierno del PP a la vista del procedimiento seguido en Lebrija, donde su hospital se hará sobre 15.000 m2 de suelo rústico.

Morón fue, hasta el pasado 1 de enero, el único ayuntamiento andaluz que mantenía un hospital de titularidad municipal. En esa fecha asumió la gestión del centro la Empresa Pública Bajo Guadalquivir, de la Junta, aunque las necesidades de la población están por cubrir puesto que el centro sanitario de referencia es el Hospital de Valme, a 70 kilómetros de distancia y a más de una hora por carretera.

El malestar de los vecinos se ha evidenciado en multitudinarias manifestaciones y en el referéndum del Estatuto de Autonomía del 18 de febrero de 2007, cuando en Morón fueron mayoría las papeletas nulas en las que se reivindicaba el hospital. La consejera de Salud, María Jesús Montero, anunció ese mismo año la construcción del chare en vísperas de las elecciones municipales e, inmediatamente, el Ayuntamiento anunció la cesión de suelo, pero en las condiciones descritas. Desde entonces, poco más se ha avanzado.

El hospital comarcal de Lebrija debe dar servicio a 50.000 habitantes de este municipio, El Cuervo y Las Cabezas y de su construcción se viene hablando casi desde comienzos de la década.

En 2005, Salud anunció la inversión de 14,7 millones de euros, pero el cambio de gobierno municipal dos años más tarde dio un vuelco a la situación. El gobierno del PSOE convirtió en papel mojado los planes de su predecesor, del PA, y cambió el hospital de ubicación, que pasó de estar en las afueras a un área más cercana al casco histórico: la opción descartada facilitaba el acceso a los pacientes de otras localidades, mientras que la elegida pensaba más en los lebrijanos. La oposición municipal apunta dos datos en contra del terreno elegido: cuenta con 3.000 metros cuadrados menos que el anterior y menos suelo para aparcamientos.

"Entiendo que una infraestructura de estas características debe servir para hacer ciudad y como servicio público tiene que ser lo más accesible posible a la población", afirma la alcaldesa de Lebrija, la socialista María José Fernández, quien mantiene que el cambio de ubicación no ha supuesto "ni un solo día de retraso" en la ejecución del centro hospitalario.

"Tomé la decisión más importante, que es acercar el hospital a Lebrija sin ningún perjuicio para el resto de pueblos, entendiendo que se ahorraba dinero público y se agilizaba la puesta en marcha con todos los servicios. Además, permite que los ciudadanos que así lo deseen se puedan trasladar a pie, lo que tendrá una mayor repercusión económica para el pequeño y el mediano comercio de Lebrija", sentencia Fernández.

Las obras de urbanización comenzaron en junio y en la actualidad, según fuentes municipales, se está construyendo una calle que delimitará los espacios entre el chare y un polideportivo cercano. La palabra ahora es de la Junta, en cuyos Presupuestos para 2009 hay consignada una partida global para construcción de hospitales de alta resolución.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios