Paradas

Una venta de gallos de pelea fue el origen del crimen de la A92

  • La víctima del disparo, de 33 años y de Utrera, falleció de madrugada en el hospital de Valme.

Comentarios 9

Una venta de gallos de pelea pudo ser el origen del crimen cometido el pasado sábado en una venta de la A-92. La víctima, Moisés Galán Clavijo, de 33 años y vecino de Utrera, recibió un disparo a bocajarro en el estómago. Fue atendido in situ por el servicio de emergencias sanitarias del 061, que lo trasladó al Hospital Virgen de Valme en estado muy grave. Allí fue operado de urgencia, pero los médicos no pudieron hacer nada por salvarle la vida. A las dos de la madrugada certificaron la defunción. El cadáver fue trasladado este domingo al Instituto de Medicina Legal para que se le practicara la autopsia.

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación de los hechos y busca al presunto autor del crimen y a sus acompañantes. El tiroteo ocurrió sobre las ocho de la tarde del sábado en la venta Nueva Andalucía, situada en el kilómetro 44 de la autovía A-92, en el término municipal de Paradas y en dirección Málaga. Todo apunta a que la víctima había cerrado una operación de compraventa de gallos de pelea con un grupo de personas de Estepa. Quedaron en el aparcamiento de la venta Nueva Andalucía. Allí, según relataron algunos testigos a la Guardia Civil, la víctima le entregó los animales pero no recibió el dinero pactado.

La víctima iba acompañada por tres amigos, mientras que el agresor también iba con otros tres acompañantes. Según relataron al diario Arahal Información quienes acompañaban a Moisés Galán, éste cogió una bolsa de plástico que le entregaron los compradores, pero no había nada en su interior. Cuando reclamó el dinero, uno de los compradores sacó una escopeta de cañones recortados y le disparó en el estómago a quemarropa. Inmediatamente, el autor del tiro y sus acompañantes huyeron en dirección Málaga en un Ford Focus de color azul con los cristales tintados.

La víctima entró en la venta pidiendo auxilio y poco después fue atendida allí mismo por los servicios sanitarios. Mientras llegaba la ambulancia, fueron los camareros del establecimiento los que le taponaron la herida, que era bastante grande. Los acompañantes de la víctima fueron retenidos por la Guardia Civil, que les tomó declaración, al tiempo que un equipo de la Policía Científica inspeccionaba el aparcamiento de la venta en busca de pruebas. No era la primera vez que ambos grupos habían quedado en este lugar para comprar y vender pollos ingleses para peleas.

El equipo de Policía Judicial de la comandancia de Sevilla se ha hecho cargo de la investigación y sigue buscando al autor del disparo y sus colaboradores. A la hora de cierre de esta edición no había ninguna persona detenida relacionada con el tiroteo. Los investigadores centran la búsqueda en Estepa, si bien en un primer momento se barajó la posibilidad de que alguno de los compradores fuera vecino de Sevilla capital.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios