El hundimiento de un edificio hace peligrar el recorrido de Semana Santa en Utrera

  • Para garantizar la seguridad, el Ayuntamiento ha decidido cortar la calle al tráfico rodado, aunque podrá abrirse para los peatones cuando el edificio esté consolidado.

El derrumbe parcial del interior de un edificio en Utrera pone en peligro el recorrido tradicional que las cofradías de las hermandades realizan en la Semana Santa por esta localidad sevillana.

El edificio está situado en la calle Clemente de la Cuadra, muy próximo al Ayuntamiento utrerano, cuya seguridad no está garantizada.

Cuando el edificio estaba siendo restaurado para destinarse a vivienda se detectó el mal estado en el que se encuentra y el consecuente derrumbe se produjo en la tarde de ayer, si bien no hubo que lamentar daños personales, ya que en ese momento los operarios no se encontraban en el interior del edificio.

Tras el accidente responsables municipales, con el alcalde, el andalucista Francisco Jiménez, a la cabeza, Policía Local y técnicos del Consistorio se personaron en el lugar para comprobar el alcance de los daños y decidir las medidas que se deben adoptar al respecto.

Para garantizar la seguridad en la zona, el Ayuntamiento ha decidido cortar la calle al tráfico rodado, aunque previsiblemente podrá abrirse para los peatones en cuanto el edificio esté consolidado.

El propietario del inmueble, según ha confirmado el alcalde utrerano, ha encargado a una empresa especializada en consolidar edificios que realice un estudio sobre las medidas que se deben adoptar para que no haya peligro en la zona.

Sin embargo, el regidor utrerano se mostró cauto y ha asegurado que habrá que esperar un par de días para decidir si se mantiene el recorrido de las cofradías de Semana Santa, ya que todas pasan por la zona, donde se suele cantar saetas desde el Ayuntamiento.

Por su parte, el Consejo de Hermandades ha ordenado la paralización en la impresión de los folletos que recogen el recorrido de las cofradías a la espera de que se adopte una decisión definitiva al respecto, ya que la prioridad es garantizar la seguridad de la zona tras el hundimiento del interior del edificio.

El inmueble está enclavado en la zona histórica de la ciudad de Utrera y por lo tanto dentro del plan especial y tiene la catalogación de grado C, lo que quiere decir que el propietario tiene la obligación de conservar la fachada del edificio debido a la protección que recibe el mismo.

La decisión de si este incidente afectará o no a la Semana Santa utrerana tendrá que esperar un par de días, según ha declarado el alcalde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios