El juez procesa al actual alcalde y a su predecesor

  • Ambos regidores están acusados de prevaricación

El juzgado de Morón de la Frontera ha procesado al alcalde de la localidad, Manuel Morilla (PP), y a su antecesor José Párraga (PSOE), por un delito de prevaricación urbanística al permitir varias actividades industriales ilegales en un terreno no urbanizable.

El juzgado de instrucción 1 de Morón asegura que existen indicios de que ambos alcaldes, "durante sus respectivos mandatos y en el ejercicio de sus cargos, habrían estado autorizando actividades contrarias a la normativa urbanística, mediante la concesión de licencias". En concreto, el juez les imputa haber autorizado un aparcamiento de camiones, un taller de tapicería y dos naves destinadas a taller de reparación de neumáticos de automóviles que contravenían los informes negativos que les elevaron el arquitecto técnico municipal y la secretaria del Ayuntamiento.

El juez ha dictado un auto de conclusión del sumario y de apertura de procedimiento abreviado, para lo cual da traslado de las actuaciones al fiscal y a la acusación particular para que presenten su escrito de acusación, petición de condena o, excepcionalmente, pidan la práctica de diligencias complementarias.

Morilla, reelegido para el cargo en mayo de 2007, y Párraga, que fue alcalde entre 1991 y 2003, están imputados por los delitos de prevaricación urbanística por conceder la licencia y permitir el funcionamiento de un aparcamiento de camiones en un solar catalogado como zona rústica, según denuncia de la Fiscalía de Urbanismo y Medio Ambiente de Sevilla.

Según los vecinos afectados, se trata de un terreno rústico no urbanizable, pero Párraga y Morilla permitieron el funcionamiento del lugar como un polígono industrial, con la instalación de un taller de camiones y de varias industrias relacionadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios