La lluvia arrasa los cultivos de la Vega

  • El desbordamiento del río Ribera de Huelva inunda varias hectáreas en La Algaba y Santiponce, donde los agricultores ya dan por perdida buena parte de la cosecha de este año

Naranjas sobre el lodazal y pantanos llenos. El temporal de lluvia que azota la provincia de Sevilla desde hace casi dos semanas deja su cara y cruz en el campo: asegura el agua para el consumo humano durante más de dos años, pero provoca cuantiosas pérdidas en los cultivos, principalmente, en la zona de la Vega, la más afectada por el desbordamiento del río Ribera de Huelva a su paso entre las localidades de La Algaba y Santiponce, donde los vecinos fueron alertados ante la crecida del caudal de este afluente del Guadalquivir, que también ha aumentado considerablemente su nivel en los últimos días.

A falta de cuantificar las pérdidas, los primeros datos que manejan las asociaciones agrarias apuntan a que los cultivos que más daños han sufrido son los de la naranja y la aceituna de molino, que se encuentran en plena fase de recolección. El secretario general de Asaja-Sevilla, Miguel Afán de Ribera, señala al respecto que "la comarca de la Vega es la más afectada por las lluvias al perderse buena parte de la cosecha de naranjas, aunque también los olivares de las Sierras Norte y Sur se han visto perdujicados".

Esta situación provocó que en los campos afectados transitaran ayer, pese a estar gran parte de los caminos anegados de agua, un buen número de camiones para recoger la fruta que el viento y la lluvia habían arrancado de los árboles la noche anterior. De esta manera se intentaba evitar que la fruta se pudriera al estar demasiado tiempo en contacto con la tierra húmeda.

El lado más positivo de este temporal, uno de los más largos de los últimos años, se comprueba en los embalses de la provincia, que superan ya el 71% de su capacidad, y en los beneficios que ha traído para otros cultivos, principalmente, los de regadíos, como el arroz. El agua, además de de llenar manantiales y pozos, va a propiciar que crezca mucho pasto en la dehesa, después de un otoño marcado por la sequía y las altas tempertaruas. También se beneficiarán de estas precipitaciones los campos de alcornoques y encinas.

La única incertidumbre, por ahora, se encuentra en los cultivos de cereal, propio de la comarca de la Campiña. Según Afán de Ribera, todo depende de que salga el sol y puedan secarse las tierras encharcadas, "aunque todo hace prever que se requiera más abono del normal para que la cosecha sea fructífera".

Las insistentes lluvias provocaron que la tarde del martes la Delegación del Gobierno de la Junta decretase el estado de emergencia en las localidades de La Algaba y Santiponce ante la crecida de la ribera de Huelva como consecuencia de que los pantanos del Gergal, Cala y la Minilla soltasen agua desde el fin de semana, lo que provocó que su caudal se desbordara entre Guillena y la localidad algabeña, a pocos kilómetros de la pedanía de Torre de la Reina, anegando diversos campos y una fábrica de hormigón.

En concreto, el pantano del Gergal, según informaron fuentes de la Policía Local de La Algaba, estuvo desembalsando el lunes un volumen de 200 metros cúbicos de agua por segundo, cifra que se redujo a 80 la tarde del martes, motivo por el cual la alerta se desactivó a las 2:30 de la madrugada de ayer. Horas antes los agricultores, ganaderos y propietarios de las casas y fincas en estas inmediaciones fueron avisados para que pusieran a salvo sus bienes. Varias patrullas de Protección Civil permanecieron la noche del martes en la entrada de los caminos rurales y junto al puente que une La Algaba con Santiponce, donde una familia desalojó su vivienda ante el riesgo de inundación, para intervenir en el caso de que se produjera alguna incidencia. La alerta también llegó a Coria del Río, donde la crecida del Guadalquivir dificultó las labores de embarque de la barcaza que lo cruza.

Durante esta operación el puesto de mando avanzado de Protección Civil se constituyó en la sede de la Jefatura de la Policía Local de La Algaba, donde se trasladó la delegada del Gobierno de la Junta, Carmen Tovar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios