La falta de lluvia frena la recuperación del área quemada en 2016 en El Castillo de las Guardas

Trabajadores de Medio Ambiente, en las tareas que se han iniciado en la finca Las Navas. de Almadén de la Plata. Trabajadores de Medio Ambiente, en las tareas que se han iniciado en la finca Las Navas. de Almadén de la Plata.

Trabajadores de Medio Ambiente, en las tareas que se han iniciado en la finca Las Navas. de Almadén de la Plata. / D. S.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio ha iniciado ya trabajos de recuperación en algunas de las zonas afectadas por incendios durante el pasado verano en Sevilla. En concreto, en el grupo de montes de Las Navas, en Almadén de la Plata, propiedad de la Junta, se invertirán casi 150.000 euros en la corta de los pies de árboles quemados, la revisión y mejora de los puntos de agua, la reposición y refuerzo de los cerramientos, así como las albarradas (los muretes de piedra) y marras. La Junta también está haciendo un seguimiento, junto a los propietarios afectados, del área que se quemó en 2016 en El Castillo de las Guardas, en donde la falta de lluvia y las temperaturas no han ayudado a que se recupere parte de la vegetación, que en principio se consideraba "salvable".

Según explicaron fuentes del departamento, las actuaciones en zonas incendiadas dependen de factores como la superficie afectada y el tipo de vegetación, así como la intensidad del fuego, entre otras, y se deben plantear actuaciones a corto, medio y largo plazo. En primer lugar, se suele esperar a la "respuesta natural" de la vegetación y se ejecutan obras de emergencia sobre todo para evitar la pérdida de suelo por la erosión. A medio plazo o de dos a cinco años vista, ya se prioriza el "establecimiento de la cubierta vegetal mediante una planificación adecuada". A largo plazo, los trabajos se suelen centrar ya en la prevención de otros incendios, con trabajos servícolas y concienciando a la población cercana o que usa el monte de una u otra forma.

La Junta recuerda además que, cuando el fuego afecta a un propietario privado, éste también está obligado por el Reglamento de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales en Andalucía a presentar un plan de restauración, en el que describa el área afectada y, teniendo en cuenta la causa del incendio, analice su incidencia en la relación con la producción forestal, la conservación de la flora, fauna, suelos y ecosistema y se propongan medidas para regenerar y restaurar el espacio. El personal técnico de la Delegación Territorial de Medio Ambiente puede asesorar en la redacción e indicar medidas en ese sentido, apuntan.

Consultadas sobre qué se hizo tras el fuego del año pasado en El Castillo de las Guardas, la fuentes señalaron que se hicieron actuciones de emergencia y que se sigue trabajando en la restauración. "Se ha procedido a la corta del arbolado irrecuperable" y se han definido las actuaciones futuras, precisan. Aunque "el principal problema ha sido la escasez de lluvias y las altas temperaturas, que han influido de forma notoria en aquella vegetación que en principio se consideraba salvable y que habrá que analizar una vez transcurrido el periodo invernal y ver su capacidad de germinación en la próxima primavera".

La Delegación Territorial hizo una valoración de la afección de los terrenos junto a los propietarios para que en los planes de restauración que se deben presentar se recojan las actuaciones más convenientes según el tipo de terreno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios