Los mil descendientes de Japón

  • Decenas de corianos con sangre del país oriental devastado por la tragedia pusieron flores ante la escultura del samurái de Sendai que llegó hace 400 años a Coria y cuyos hombres se establecieron aquí

Comentarios 1

Coria del Río lleva desde el 11 de marzo llorando por la tragedia de Japón. Un 3,5% de los habitantes del pueblo son descendientes directos de los japoneses que allá por el año 1620 se quedaron a vivir en sus tierras tras participar en la primera expedición a Occidente que dirigió el samurái Hasekura Tsunenaga para buscar apoyo político y religioso.

Al menos un millar de sus vecinos conservan este vínculo en el apellido Japón, algunos por partida doble. Hay constancia de ello en las partidas de bautismo del siglo XVII que aún se conservan, según explicó ayer el alcalde José Vicente Franco (PSOE). Esta curiosidad, sin embargo, no se descubrió hasta finales de los años 80 del siglo pasado, en un viaje a Osaka del entonces alcalde de Sevilla Manuel del Valle para promocionar la Exposición Universal de 1992.

La tristeza de los corianos es mayor si cabe porque la zona más castigada por la desgracia ha sido precisamente la costera Sendai, la capital de la prefectura de Miyagi que está hermanada con Coria. De allí procedían el samurái Tsunenaga y sus hombres.

Como gesto de cariño hacia los hermanos japoneses, aparte de las cartas de condolencia y apoyo enviadas por la Corporación al embajador el fatídico día 11 de marzo, ayer se organizó a los pies de Tsunenaga -inmortalizado en una bella escultura en el parque infantil del Paseo del embarcadero- una ofrenda floral por parte del alcalde, el rector de la UNIA Juan Manuel Suárez Japón y representantes de la asociación hispano-japonesa Hasekura Tsunenaga de Coria y la asociación cultural Adec Jap-an de Andalucía, con sede en Sevilla.

El acto se cerró con cinco minutos de silencio y una ovación con aplausos. "Es un homenaje a las víctimas porque Coria comparte casi 400 años de historia en común con Japón. Lo que ha pasado lo sentimos como propio. Para nosotros son un pueblo amigo y hermano. Queremos enviar ayuda económica y pedimos a la Unión Europea que ayude a los japoneses con un papel protagonista, no sólo para aprender de las consecuencias del desastre, sino también ayudarlos a reconstruirse para el futuro", explicó el regidor municipal a la prensa.

El alcalde recordó que el cuarto centenario de aquella expedición del samurái que mezcló japoneses con corianos se cumple en el año 2014 y tendrá mucha influencia en el contenido de los actos que se organicen lo que está pasando desde el 11 de marzo.

La asociación Adec Jap-an que dirige Anjhara Gómez prepara un acto benéfico para el día 26 en el pabellón de Uruguay de la Universidad de Sevilla.

Uno de los descendientes de japoneses es Juan Francisco Japón Carvajal, presidente de la asociación hispano-japonesa de Coria y sobrino de Virginio Carvajal, el vecino que más ha investigado el apellido Japón. Otro es el político Juan Manuel Suárez Japón (primo de Virginio) que rememoró ayer que todo comenzó cuando el alcalde Del Valle comentó en Osaka que tenía varios amigos con este apellido y esa pista llevó a una periodista japonesa a encontrar en Coria la primera partida de nacimiento de un Japón del año 1646. Llevar este apellido es un orgullo en Coria. Los hijos de Suárez Japón han decidido unirlo con un guión al primero, Suárez, para no perderlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios