Provincia

La mina de Aznalcóllar reabrirá en 2019 y estará activa durante 25 años

  • Minera Los Frailes prevé generar más de 2.000 empleos en las distintas fases del proyecto

Trabajos previos practicados en la mina. Trabajos previos practicados en la mina.

Trabajos previos practicados en la mina. / Minera Los Frailes

La mina de Aznalcóllar reabrirá en el primer tercio del año 2019, generará más de 2.000 empleos y estará en activo durante más de 25 años. Estas son las previsiones que maneja la sociedad Minera Los Frailes, propiedad del Grupo México-Minorbis, adjudicataria del concurso internacional de explotación de este yacimiento. Actualmente, Minera Los Frailes está realizando trabajos preoperacionales en materia de geotecnia para la mejor definición constructiva de las instalaciones. En paralelo, está haciendo estudios e informes necesarios para obtener las autorizaciones ambientales, urbanísticas y mineras. Estos permisos ya se están tramitando ante los distintos departamentos competentes de la Junta y otras administraciones, como la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir.

Según informó a este periódico Minera Los Frailes, ya se han definido las reservas explotables y confirmado que el método de explotación empleado será el de la minería subterránea. Este método, según la empresa, es el más adecuado para minimizar la huella ambiental y la generación de residuos. En el capítulo de los trabajos ambientales, se ha trazado un plan para que integre la restauración del complejo minero y la optimización de recursos en su proyecto industrial, contando con la colaboración de entidades y expertos de nivel internacional.

La compañía también expuso que se han intensificado las mediciones y el control de los valores ambientales con una profusa red de monitoreo que ha permitido obtener un conocimiento de la situación ambiental. Además, se ha diseñado un programa de mejoras y de actuaciones para mejorar la calidad ambiental. Minera Los Frailes sostiene que "el gran reto es mejorar el entorno ambiental del yacimiento".

Tras estos primeros sondeos y trabajos previos, la compañía prevé iniciar la siguiente fase durante el primer tercio de 2019. La primera fase será la de construcción, que durará tres años. Le seguirá la de explotación, que se prolongará durante 17 años. Por último, está la etapa de cierre, clausura y rehabilitación del entorno, que se prevé que dure cinco años y tendrá una mano de obra inferior a la de las dos anteriores.

Actualmente hay 41 personas en la plantilla, distribuidas entre el personal de operación, administración e ingeniería. Otras cien personas pertenecientes a empresas contratadas desarrolan los servicios de consultoría, geotecnia, vigilancia, limpieza y mantenimiento. El 46% de este empleo es local, compuesto principalmente por vecinos de Aznalcóllar y otros municipios colindantes. En un futuro, el número de empleos generados será diferente en función de cada etapa del proycto. En la fase de explotación se estima que se generarían 450 empleos directos, 780 indirectos y 825 inducidos. En la fase de construcción estas cifras serán aún mayores.

La inversión prevista es de 350 millones de euros. A cierre de 2017, la inversión ejecutada para la puesta en marcha del proyecto era de aproximadamente 17 millones. Esta cantidad comprende las actividades de investigación, con estudios y proyectos. Luego se invertirán 316 millones, de los que el 20% irán a inversiones ambientales. Está previsto también un gasto de 13 millones más un variable del 0,5% en mejoras sociales, así como otras inversiones para proyectos ambientales en el corredor verde del Guadiamar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios