écija

Dos mujeres denuncian los daños causados por un anticonceptivo de Bayer

  • Una de las afectadas, pendiente de una operación para su extracción, asegura que puede perder las trompas y el útero

Ejemplo de un anticonceptivo Essure, un pequeño muelle de titanio. Ejemplo de un anticonceptivo Essure, un pequeño muelle de titanio.

Ejemplo de un anticonceptivo Essure, un pequeño muelle de titanio. / m. g.

Dos mujeres de Écija estudian denunciar al fabricante del anticonceptivo permanente Essure, retirado del mercado temporalmente hace dos semanas por Sanidad, por los daños físicos y morales que le ha generado su implantación, según anunció ayer su abogado, Fernando Osuna. La demanda, que será presentada en sede judicial de Sevilla cuando se reúnan todos los informes médicos y psicológicos necesarios, pedirá indemnizaciones a la empresa Bayer por el daño causado.

Osuna aseguró que ambas mujeres han sufrido daños físicos después de su implantación, como dolores abdominales y hemorragias, además de daños morales y psicológicos por la "angustia y preocupación" que les supone "tener implantado en su cuerpo un objeto extraño", un anticonceptivo que está "retirado del mercado, que falla y que les produce daños".

Las demandantes quieren pedir indemnizaciones a la empresa alemana

A Lucía, una de las dos mujeres afectadas, le implantaron este anticonceptivo, que se basa en un pequeño muelle que se coloca de forma que ocluye las trompas de Falopio, en una clínica privada de Córdoba hace seis años, según relató ayer la mujer a este periódico. "Poco tiempo después de su implantación empezaron las molestias, dolor abdominal, de cabeza, inflamación de los ovarios y manchas en la piel, sobre todo en la cara", aseguró. Hace cinco meses el problema se agravó.

"La ginecóloga me ha dicho que hay que quitarlo ya, pero que para extraerlo tengo que entrar en quirófano y que la intervención no es fácil", explicó Lucía de 35 años. "Tienen que explorar hasta dar con el muelle de titanio y puedo perder las trompas de Falopio e, incluso, el útero". La mujer asegura que "nunca nadie" le informó sobre la complejidad de su retirada ni de los efectos adversos. "Mi reacción fue ponerme a llorar. Tengo 35 años y puedo perder el útero", admitió. "No estoy loca. De haberlo sabido, no me lo hubiera puesto. Me lo vendieron como el mejor sistema anticonceptivo y ahora puede que me queden secuelas físicas y psicológicas", concluyó.

Las afectadas han aportado documentación médica para demostrar que antes de tomar el anticonceptivo no tenían los males mencionados, por lo que no hay otra causa que haya incidido en sus estados de salud, según el bufete que representa a las demandantes. Las perjudicadas aseguran haber sufrido daños que les ha impedido desarrollar su vida con normalidad, así como practicar deporte.

El Essure es un sistema anticonceptivo permanente, diseñado para utilizarse como microinserto de oclusión de las trompas de Falopio y que actúa de manera mecánica provocando una reacción de inflamación ante un cuerpo extraño, lo que conlleva la oclusión de la trompa e impide el paso de los espermatozoides.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitaria (Aemps), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha requerido a la empresa Bayer que deje de comercializar este anticonceptivo y lo retire del mercado "al no disponer de un certificado de marcado CE en vigor". Como medida de precaución, la Aemps ordena a los centros y profesionales sanitarios que dispongan del producto Essure, que dejen de usarlo de momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios