utrera

La ordenanza de venta ambulante da prioridad a usuarios de Servicios Sociales

  • El texto se adapta a la normativa e incluye la obligación de que los puestos del merdillo lleven un recipiente para arrojar residuos

El Ayuntamiento de Utrera ha aprobado una nueva ordenanza de mercadillo y venta ambulante, para adaptarse a la normativa autonómica de 2012, pero que incorpora algunos aspectos novedosos, como la inclusión de varios puntos que "favorecerán" a los usuarios de los Servicios Sociales. En concreto, los puestos que queden vacantes por renuncias a lo largo del año natural, podrán ser adjudicados, de forma provisional, entre éstos. Asimismo, y a la hora de conceder nuevas autorizaciones, se tendrá en cuenta "la dificultad para el acceso al mercado laboral de los solicitantes o el número de personas dependientes económicamente a cargo de éstos".

Así lo ha destacado el gobierno local (PSOE-IU), en una nota en la que subraya además que la falta de adaptación a la norma ha motivado que, en los últimos años, se detectaran "múltiples irregularidades en la concesión de los puestos". Según la delegada del ramo, María José Ruiz, la nueva ordenanza "recoge los principios básicos de imparcialidad y transparencia y publicidad" a los que está obligada la administración. También recoge la obligación de que cada puesto tenga "un recipiente donde se depositen los residuos, embalajes y basuras", que se prohíbe arrojar fuera. De acuerdo con la legislación vigente, contempla la concesión de autorizaciones para los puestos del mercadillo para un período de 15 años, aunque los titulares deberán presentar una declaración responsable y acreditar anualmente que están al corriente en el pago de las tasas municipales, en las obligaciones tributarias y de alta en la seguridad social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios