Un joven exige una pensión vitalicia tras perder un ojo en un accidente laboral

  • El trabajador denuncia que la empresa no le facilitó gafas protectoras ni formación

Comentarios 11

Un joven de Écija ha presentado una demanda laboral en la que reclama una pensión vitalicia y una indemnización, como consecuencia del accidente que sufrió mientras trabajaba en una carpintería metálica y en el que perdió un ojo.

El abogado Fernando Osuna, que representa al trabajador, explicó que la víctima, de 25 años, sufrió un accidente el 2 de noviembre de 2007, cuando se hallaba utilizando una grapadora de aire a presión sobre el hierro de un somier. Una de las puntillas no clavó, rebotó y le provocó una perforación de la córnea. Como resultado del accidente, el joven sufrió la pérdida total y definitiva de la visión en ese ojo.

La demanda sostiene que la empresa para la que trabajaba no le había facilitado gafas protectoras para desarrollar su labor ni formación específica en materia de prevención de riesgos laborales. Tras el suceso, el operario permaneció en situación de incapacidad temporal hasta el 1 de junio pasado, fecha en la que, según dijo el letrado Fernando Osuna, recibió el alta médica porque había experimentado una "mejoría que permite realizar el trabajo habitual" que el joven venía desempeñando hasta el accidente.

Frente a esta decisión, la defensa del joven reclama que se le incapacite totalmente para el ejercicio de esta profesión, lo que implica que se le conceda una pensión vitalicia y una indemnización.

El abogado alega que, a causa del accidente, el joven sufre un cuadro de depresión "moderada a grave", lo que le lleva a estar bajo tratamiento farmacológico, dado que, entre otros síntomas, padece "ansiedad, ánimo bajo, pseudoalucinaciones auditivas, ilusiones visuales e insomnio".

Para corroborar que no se encuentra en un estado apto para realizar el trabajo que desarrollaba hasta el momento de la pérdida del ojo, el trabajador ha aportado en la demanda un informe médico en el que se pone de manifiesto que persisten esos síntomas en la actualidad, además de estar pendiente de una revisión psiquiátrica.

"Este estado psíquico y emocional tan deplorable en que me encuentro, unido a la pérdida de visión total del ojo como consecuencia directa del accidente de trabajo sufrido, me incapacita a todas luces para desarrollar mi profesión habitual", asegura el joven en la demanda laboral presentada después de que se rechazara la reclamación previa en la vía administrativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios