Mairena del Aljarafe

El personal interino de la basura acepta irse a la empresa privada y evita la huelga

  • El PP inicia la externalización del servicio con el apoyo del PA. El PSOE e IU se oponen.

Comentarios 4

Una decisión de los propios trabajadores del Ayuntamiento de Mairena del Aljarafe adscritos a los servicios de recogida de basura, enseres y podas evitó ayer finalmente la huelga de 15 días que estaba convocada contra la decisión del gobierno local del PP de privatizar el servicio. Según fuentes sindicales, el personal afectado pidió negociar de nuevo y se llegó a un principio de acuerdo: los ocho trabajadores laborales fijos a los que iba afectar la externalización se quedarán en el Consistorio, en otros servicios. Los once interinos, que en un futuro proceso de selección de personal podrían perder sus puestos al competir con otros candidatos, pasarán a la empresa privada.

Con el acuerdo, que se firmará el lunes en el Servicio de Resolución Extrajudicial de Conflictos (Sercla), el gobierno local se ha comprometido a que en lo que queda de mandato no se lleven a cabo otras externalizaciones que impliquen subrogación de personal municipal. Cualquier despido en la empresa que asuma el servicio se tendrá que consultar previamente.

Los trabajadores decidieron suspender la huelga y los paros para el resto de servicios, tan sólo horas antes de que se celebrase el Pleno convocado para aprobar el pliego de condiciones de la privatización. La decisión del PP era firme y se aprobó con los votos de los concejales de este partido y el del PA. El PSOE e IU se opusieron.

Según el andalucista José Antonio González Vela -determinante, porque el PP no tiene mayoría absoluta-, ha hecho un esfuerzo ímprobo para mediar y evitar la huelga, teniendo en cuenta -recordó- que los informes de Intervención y de los jefes de servicio concluían que la situación del Consistorio impide asumir las inversiones que necesita el servicio. "El PSOE nos ha reprochado ser cómplices" y "lo somos, pero de un acuerdo que han aceptado los trabajadores y que les garantiza sus empleos", destacó.

El alcalde, Ricardo Tarno, que había condicionado cualquier acuerdo a la desconvocatoria de la huelga, recordó que la mejora de la recogida de basura es una demanda ciudadana y un compromiso electoral del PP. El proceso iniciado para externalizar la prestación garantiza la máxima "transparencia", con publicidad y libre concurrencia de las empresas que estén interesadas. Éstas deberán asumir una inversión de 2,2 millones y los 900.000 que cuesta la planta para depositar los residuos.

El PSOE, por su parte, consideró que la decisión de los trabajadores ha estado condicionada por el contexto de seis millones de parados y el "miedo" y defendió que, aunque hay que redimensionar el servicio de forma acorde con la ciudad en la que se ha convertido Mairena, no tiene por qué hacerse necesariamente desde la iniciativa privada. El beneficio que tendrá esa empresa podría haber sido para el Consistorio. Es la primera vez que se privatiza un servicio que implica la subrogación de personal, destacaron fuentes socialistas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios