Antonia Hierro. ex alcaldesa de tomares y fundadora del partido creando futuro

"No me voy a presentar a ningún puesto institucional y Jesús Candel, tampoco"

  • Colabora con Justicia por la Sanidad, el movimiento liderado por Spiriman, en las denuncias que ha presentado el movimiento y en otras que preparan, pero defiende que su proyecto político es iniciativa personal y anterior a eso

Antonia Hierro, fotografiada en el centro de Sevilla. Antonia Hierro, fotografiada en el centro de Sevilla.

Antonia Hierro, fotografiada en el centro de Sevilla. / Rafael beltrán de torres

Comentarios 3

Antonia Hierro fue alcaldesa de Tomares de 1999 a 2007, logrando que el PSOE ganara en un muncipio que en todas y cada una de las elecciones votaba al PP, como ha seguido ocurriendo después. Dejó de militar en 2011, pero ha vuelto a estar actualidad por los vídeos con el médico granadino Jesús Candel, Spiriman, que han hecho que muchos vean en el partido que creó hace un año un brazo político del movimiento Justicia por la Sanidad. Deja claro que no es así y que ni ella ni Candel van a encabezar candidaturas. Funcionaria del Estado desde 1987, trabajó en el Insalud. Es jefa de Servicio de Coordinación del Tribunal Económico Administrativo en Andalucía.

-Después de 10 años vuelve a salir en prensa vinculada a Spiriman ¿Desde cuándo colaboran?

-La salud siempre me ha interesado, presidí hace décadas la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública en Sevilla y mi marido es médico. Hace unos años, por un tema personal, empecé a investigar qué pasa en el SAS, por qué hay una especie de circuito de gente que cambia de sitio, personas poco preparadas en algunos puestos. Y veo que existe algo que se monta legalmente con un decreto de 2007 y resoluciones que lo desarrollan, con un registro de directivos opaco. Preparé una denuncia, pero me di cuenta de que la Ley de Sostenibilidad legalizaba muchas de esas cosas. Entonces contacto con ellos y me ofrezco a colaborar con lo que tienen. A raíz de eso nace la denuncia que se presenta en octubre de 2017, que está pendiente de que la Audiencia resuelva el recurso al archivo.

-¿Canalizará electoralmente su partido el movimiento de Candel?

-Lo dijo un periodista. Pero el partido es anterior y nace de una frustración personal porque la partitocracia vaya a más. Se culpa a la Constitución, pero son las leyes que la han desarrollado las que han ido cerrando que alguien que no mande en un partido pueda hacer política. Busqué qué partido era más abierto y me fijé en C's: se definían como socialdemócratas que bebían del liberalismo clásico. Al mes, cambian estatutos y restringen las primarias. Dije, ¿qué hago aquí? Estudié todos los demás, hasta los estatutos de los antitaurinos y Partido Pirata, y veo que son lo mismo: una estructura piramidal. Quiero poner encima de la mesa una cosa distinta, unos estatutos y un partido que funcionen justo al revés.

-¿Qué significa eso de un partido "disruptivo" y "transideológico"?

-Las ideologías empiezan en el siglo XIX, en el XX se hacen fuertes y en el XXI no saben qué hacer con su vida. Los partidos tradicionales te marcan como si fueran la Iglesia, la vida completa. Pero la gente ya es distinta y más libre, es transideológica: puede estar a favor del mercado y de la economía colaborativa, ser de derechas y apoyar el matrimonio gay y no sentirse culpable. No es contradictorio. El partido más transideológico es el de Los Verdes. Tanto, que su perspectiva ha impregnado al resto, a la izquierda y la derecha.

-Y en el caso de Futuro ¿en torno a qué idea concreta surge?

-Alrededor de unos fines que comparte la mayoría de la sociedad: el blindaje del Estado de bienestar, la sanidad y educación públicas, justicia y seguridad, la tecnología como base de desarrollo... Son diez y están en la web, todo el que los comparta es válido para futuro. A sus líderes los van a elegir los ciudadanos.

-¿Quién hay en futuro además de Antonia Hierro?

-Estoy hablando con gente, me han llamado personas de partidos centristas interesadas. Se va a lanzar para que cada uno lo haga suyo en su ciudad. No vamos a montar una estructura.

-¿Como una marca blanca para candidaturas ciudadanas?

-Exactamente. Un traje político a medida de quienes compartan los fines, una herramienta para presentarte, pero pasando por unas primarias con los que haya.

-Podrán usarlo rebotados de otros partidos que, en realidad, sólo quieran la herramienta.

-Si partimos de que no quiero controlar al partido ni que nadie lo controle, ¿qué más da? Si te vas a presentar en un pueblo, tendrás que presentar un proyecto y defenderlo. En los estatutos se deja claro que siempre hay que hacer primarias, los ciudadanos sólo tendrán que apuntarse para votar, como en Francia. También se prevé la revocación por votación, aunque la ley no obligue a renunciar. Parece complicado porque nuestra mentalidad es muy distinta.

-¿Cuándo debutarán en elecciones, en las municipales de 2019?

-Creo que sí, pero no sé dónde.

-¿En Tomares? ¿Será su retorno a la política local o en otra esfera?

-No. La gente no se lo cree, pero no me voy a presentar a ningún puesto institucional, y Candel, tampoco. Mi objetivo en los próximos meses es explicar el modelo, contactar con gente y ayudar a los que se quieran presentar en las municipales. También, montar grupos con gente que ha estado en política a la que le interese enseñar. Tengo gente interesada en Madrid, en Aragón, en Cataluña...

-¿Y en Granada, aunque el que se presente no sea Candel?

-No se va a presentar ni de coña, la gente no se lo cree porque no lo conoce. Si hay alguien que se presenta y le gusta pues Candel lo dirá y si no, pues no, como es él. No tiene nada que ver con este partido y lo ha dejado claro. Desde que lo conocí le hablé de que tenía un partido y de que mi hoja de ruta era distinta a la de ellos, que quieren dedicarse exclusivamente a la sanidad. Yo quiero dedicarme a cambiar la manera de hacer política.

-Usted critica la partitocracia, pero viene de militar en el PSOE, de ser alcaldesa y diputada provincial y presidenta del Opaef.

-No tiene nada que ver. Las leyes se han ido cerrando en los últimos años. La partitocracia es de diseño. Cuando nace nuestra democracia había que consolidar a los partidos, convencer de que las ideologías podían convivir, por eso están en el título preliminar de la Constitución. En la primera etapa hubo líderes estadistas, que piensan en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones, como decía Churchill. Luego hubo una generación dedicada a gestionar el poder acumulado y ahora están los niños que entraron cuando entraron, en el partido que sea, que no saben ni tienen para vivir fuera y que han encorsetado todo. El presidente del Gobierno lo es del partido de turno, el que sea, y como tal tiene la última palabra sobre quien se presenta a las elecciones y, luego, toda esa gente lo tiene que hacer a él presidente. El poder de los partidos sobre la sociedad es absoluto.

-Ha llamado la atención que salga en los vídeos de Candel, controvertidos por sus formas.

-Yo le contaba cómo son las cosas en política y me dijo: "Vamos a hacer un vídeo y lo explicas como me lo explicas a mí". Su idea es que, esté el partido que esté, debe tener miedo de la sociedad y no al revés. Sus formas son una provocación y le sirve. Cada vídeo lo ven dos o tres millones de personas. Mucha gente denuncia sin repercusión.

-Usted fue alcaldesa, denunciaron aspectos de tu gestión que se archivaron, ¿le hubiera gustado ser valorada en ese tono?.

-Más cosas que me dijeron...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios