Las primeras casas sostenibles y productoras de energía eléctrica

Las primeras casas con certificado A, que garantiza el máximo respeto al medio ambiente, se construyen en Guillena. Con una arquitectura bioclimática, los cimientos de las 138 viviendas promovidas por el grupo inmobiliario Maireles tienen una orientación hacia la luz y la ventilación natural para reducir al máximo el gasto energético. El aprovechamiento de los rayos solares, además del aislamiento del frío, en invierno, y del calor, en verano, mediante el empleo de materiales nobles son algunas de las líneas básicas de este proyecto, cuya primera fase terminará de ejecutarse en 2009.

El ahorro energético en este proyecto es superior al 40 por ciento con respecto al consumo en los edificios convencionales. Además, las viviendas de Maireles producirán energía eléctrica a través de una instalación de paneles fotovoltaicos. Esta energía de fuentes naturales supondrá 1.000 euros de ingresos anuales en cada vivienda. "La compañía eléctrica, de acuerdo a la normativa aprobada recientemente, comprará la energía y abonará cinco veces más ya que por su carácter renovable esta electricidad se cotiza a un precio mayor que la no renovable", explica Maite García, socia-directora de Maireles.

Tras dos años de trabajo, el equipo de Maireles -promotora andaluza que se caracteriza por creaciones de diseño- ha proyectado unos edificios que reducirán al máximo la emisión de dióxido de carbono al aire mediante el empleo de calderas de biomasa para la climatización y el agua caliente. "En lugar de combustibles fósiles, como el petróleo o el carbón, las calderas funcionarán con biomasa, compuestos orgánicos procedentes de fuentes inagotables y naturales como son restos de serrín, hojas y arbustos secos etc.", añade Maite García. La urbanización, que se llamará Bulevar Sol, contará además con un sistema de seguridad que permitirá al propietario ver su casa en tiempo real a través de internet y el móvil. "Hemos pensado en todas las necesidades y preocupaciones de hoy, desde el medio ambiente hasta la seguridad", explica Maite García. La ventilación cruzada en el interior de las viviendas y la reducción de la utilización del aire acondicionado además de ahorrar gasto energético, "redundará en un aire más saludable", concluye García.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios