Un tercio de las aguas residuales de la provincia todavía no se depuran

  • La CHG revela que sólo el 36% de los municipios tratan sus vertidos, aunque concentran el 67% del volumen total de aguas que llegan a los ríos sin depurar

Comentarios 6

La depuración de las aguas residuales en la provincia de Sevilla sigue siendo una asignatura pendiente, a pesar de que una directiva europea marca que este problema debería estar resuelto desde el pasado año. Los datos que maneja la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) señalan que, aunque la situación ha mejorado en los últimos tiempos, aún existe un importante porcentaje de aguas residuales que terminan en los cauces de ríos o arroyos sin recibir su proceso de depuración, y no sólo los procedentes de los municipios, sino también los que proceden de algunas empresas, aunque en este caso la incidencia es menor.

Estos datos de la CHG revelan que el 68% de los vertidos a aguas continentales (ríos o arroyos) cuentan con algún tratamiento para eliminar sus componentes contaminantes, lo que supone, si se mira la cifra desde el lado contrario, que todavía un tercio de estos vertidos llegan a su destino sin un tratamiento adecuado. Este porcentaje se reduce a la hora de hablar de puntos de vertidos concretos (básicamente municipios e industrias) y no del volumen de agua total, puesto que en este caso los vertidos que no cuentan con un sistema de depuración de aguas residuales alcanzan casi la mitad del total (42%).

Por otro lado, la CHG aporta el dato singular de que solamente el 36% de los municipios de la provincia de Sevilla depuran actualmente sus aguas residuales, aunque el volumen de agua que suman estas localidades que cumplen con la normativa alcanza el 67%. También desde el punto de vista contrario, dos tercios de municipios no cuentan con ninguna instalación de depuración -o la tienen sin funcionar adecuadamente, una situación muy habitual-, aunque solamente un tercio de los vertidos municipales llegan a los ríos sin depurar.

En cualquier caso, la CHG advierte del elevado peso que tienen los vertidos municipales en la estadística puesto que, a pesar de que sólo representan el 17% de los vertidos totales, en volumen constituyen un 95%, "lo que explica la importancia que tiene la evolución de los vertidos municipales", señala el organismo gestor de la cuenca en un informe.

El comisario de Aguas de la Confederación Hidrográfica, Javier Serrano, consideró que el 68% de vertidos con depuración "es una cifra bastante alta y aunque todavía no cumple con la normativa europea, que dice que a finales de 2007 todos los vertidos debían recibir algún tratamiento, la situación es muy buena en comparación con otras cuencas hidrográficas". No obstante, reconoció que "todavía quedan muchos puntos de vertidos repartidos por la provincia donde hay que actuar".

La provincia de Sevilla aún no cumple al cien por cien la normativa europea, pero la evolución parece positiva, a tenor de la conclusiones a las que llega la CHG. Por un lado, recuerda que "la práctica totalidad de industrias con vertidos de cierta consideración al dominio público hidráulico cuentan con depuradora, son controladas sistemáticamente y cuentan con autorización de vertido o ésta se encuentra en fase avanzada de tramitación". Por tanto, el principal problema en los episodios puntuales de contaminación que aún se producen se deben casi en exclusiva a los municipios. Javier Serrano, de hecho, aseguró que el aumento de las autorizaciones que otorga la CHG a estos vertidos permitirá "mejorar drásticamente la situación actual en un breve plazo".

"Los vertidos más contaminantes son actualmente los de algunos municipios que carecen de EDAR, aunque en este sentido puede decirse que los núcleos urbanos más poblados (Sevilla capital, Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra) conducen y tratan sus aguas residuales en una EDAR, así como otros ubicados en zonas donde la incidencia ambiental podría ser mayor (entorno de Doñana, Sierra Norte, Guadaíra...)", concluye la CHG.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios