Tomares

El tesoro del Zaudín

  • Las obras en una zona verde hacen aflorar 19 ánforas romanas repletas de monedas. El hallazgo es único en la historia del Bajo Imperio Romano.

Comentarios 5

Los operarios de la empresa Tragsa que trabajan en las obras del parque Olivar de Zaudín quizá tuvieron el miércoles la misma sensación de emoción y vértigo que los albañiles que, 58 años antes en el cercano Cerro del Carambolo de Camas, hallaron en una vasija las joyas que han alimentado el mito de Tartessos. Porque lo que ha aparecido en Tomares es otro tesoro: 19 ánforas llenas monedas  romanas, ocultas a apenas un metro de profundidad, que vieron al abrir una zanja. 

Se trata de un "conjunto único, de primer orden del periodo tardorromano", del siglo IV. Las monedas son conocidas, lo asombroso es la cantidad y su estado: gran parte ni siquiera habría circulado. Las primeras hipótesis apuntan a que eran para pagar a soldados y estaban bajo la tutela de funcionarios de las estructuras municipales del Imperio Romano. Son de bronce, algunas podrían tener baño de plata y se ocultaron adrede, cubriendo el hueco con ladrillos y material de relleno cerámico. Según la directora del Museo Arqueológico de Sevilla, Ana Navarro, su valor monetario sería hoy de muchos millones de euros. Su valor histórico es "incalculable". 

Navarro se mostraba ayer emocionada cuando se presentaron a la prensa. No se conoce un hallazgo "paralelo" en la historia del Bajo Imperio Romano de España, es "único, muy importante y emocionante", uno de los "más importantes en el mundo". "Hemos hecho sondeos a través de contactos italianos, franceses, ingleses, y hay algunas cosas, pero no de esta envergadura", "seguramente será uno de los poquísimos hallazgos de este tipo del Imperio". "Son 19 ánforas que no se pueden mover por una sola persona por la cantidad de monedas". Presentan inscripciones de los emperadores Constantino y Maximiano y "no se descarta que aparezca alguna efigie con Diocleciano". Navarro agradeció a los trabajadores que avisaron rápido a la Guardia Civil, lo que permitió que, en horas, las monedas estuvieran en el Museo.  

Por delante queda una larga investigación. En el entorno del Aljarafe hay documentados yacimientos que "habrá que estudiar y relacionar posiblemente con una villa importante". Las monedas se limpiarán y estabililizarán. Luego, se empezarán a poner en contexto y a ver qué "procesos históricos" se estaban dando en esos momentos en el Bajo Guadalquivir. Está previsto que en un futuro formen parte de la exposición del museo. 

Ya se prepara una resolución para paralizar las obras, que no son de carácter inmobiliario, sino para adecuar una zona verde: 45 hectáreas junto arroyo Las Fuentes. La única construcción prevista es un aula de la naturaleza, en un punto elevado. La zanja en la que aparecieron las ánforas es para darle luz. La inversión prevista es de 2,7 millones, el 80% lo aporta la CHG, que confía en que la actuación no se pare, y el resto Tomares, a la que el hallazgo le ha regalado la oportunidad de darse a conocer al mundo por algo más que por ser un pujante núcleo económico e inmobiliario en la comarca del Aljarafe que, una vez más -cerca están también Itálica y los dólmenes del calcolítico en Valencina-  ha reivindicado a lo grande su rica historia. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios