Ningún trabajador de la azucarera será trasladado de forma forzosa

El Ayuntamiento de La Rinconada aseguró ayer que ningún trabajador de la azucarera Ebro sufrirá un traslado tras el cierre de la planta "si no quiere". El Consistorio indicó que el "cerrojazo" de la empresa en septiembre no supondrá la destrucción de empleo, puesto que un acuerdo marco define el futuro laboral de los empleados de la azucarera Ebro, inmersa en una "reestructuración estratégica" por la reforma de la OCM del azúcar.

De este modo, el Ayuntamiento rinconero explica que los 69 contratados como fijos discontinuos recibirán indemnizaciones y conformarán una bolsa de trabajo con preferencia de contratación "ante inmediatas necesidades de la empresa en la reindustrialización" en la localidad y que "en estos momentos se negocia".

Por su parte, los 106 trabajadores azucareros de plantilla tendrán "una salida digna" basada en el "mantenimiento de sus condiciones sociales y salariales". Ninguno de ellos sufrirá un traslado fuera de la provincia de Sevilla "salvo los que, por voluntad expresa, así lo manifiesten".

Así las cosas, de los 76 que permanecen en activo, 39 seguirán en la fábrica en las instalaciones de la alcoholera. Los otros 37 tendrán salida en Guadalete, en una planta azucarera que se refuerza, y en otras empresas que el grupo tiene en Sevilla en los sectores de leche -Puleva- y arroz -Herba-.

Para los empleados, el acuerdo contempla el mantenimiento de las garantías sociales conseguidas en el sector del azúcar. Además, aquellos que cambien de actividad y no consigan integrarse en los procesos de producción podrán acogerse a una "cláusula de retorno" por la que en el plazo de seis meses la empresa les garantiza plaza en azucareras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios