"Lo que de verdad me han robado es el descanso"

  • Fernando Pérez es uno de los afectados por los robos

Comentarios 3

El chalé de Fernando Pérez es uno de los más de cien de Simón Verde que han sido desvalijados en los últimos cuatro meses en esta urbanización. Su casa fue asaltada la tarde del 21 de diciembre, justo el día que comenzaba un viaje de vacaciones por Francia. Los ladrones le encontraron y abrieron una caja fuerte en apenas nueve minutos y escaparon justo cuando llegaba la Guardia Civil.

Dice que lo que verdaderamente le han robado es el descanso y la tranquilidad, porque cada noche se despiertan tanto él como su mujer preguntándose si han oído algún ruido. "Cariño, ¿has oído lo mismo que yo?" es la frase que más pronuncian de madrugada. "Desde ese día tanto mi mujer como yo pasamos la mitad de la noche yendo al cuarto de los niños y mirando por la ventana, porque parece increíble la facilitad con la que pueden entrar en tu casa", explica la víctima de este robo en una carta al director enviada ayer a este periódico para denunciar los hechos.

En esta misiva Fernando describe cómo fue el robo. "A las 19.55 llegaron tres hombres jóvenes a pie con ropa y zapatillas deportivas con mazos y barras de hierro". Al llegar a la altura de su chalé llaman a un portero automático para comprobar que no hay nadie en la vivienda. "Con la mayor naturalidad y sin molestarse en intentar buscar una forma más discreta, empujan los setos, saltan la valla y se introducen en el jardín. Se dirigen hacia la puerta trasera y cada uno se dedica a forzar una ventana o una puerta mallorquina".

Los ladrones lograron acceder al interior de la casa a las 20.03, según la hora a la que saltó la alarma, que destrozaron con el mazo poco después. "Ningún vecino ha oído nada. El teléfono no para de sonar (llaman de la central de alarmas), pero los ladrones no desisten. Ahora cada uno busca si hay una caja fuerte por los armarios de las habitaciones. La encuentran en el dormitorio principal (que tiene 0,8 milímetros de grosor y está anclada a la pared). Primero golpean la puerta con el mazo y después hacen palanca con la barra de hierro. Una vez abierta, cogen únicamente dinero y joyas de valor. Desprecian anillos, pendientes y colgantes aún siendo de oro".

Todo esto duró solamente nueve minutos. A las 20.12 llegó a la puerta del chalé una pareja de la Guardia Civil. En ese periodo encontraron la caja, la abrieron y les dio tiempo hasta para seleccionar lo que se llevaban. "Los ladrones al verlos salen corriendo hacia el jardín, saltan la valla y huyen por un descampado que hay detrás de la vivienda".

Gracias a que tenía un contrato con una empresa de seguridad privada y saltó la alarma los delincuentes estuvieron poco tiempo dentro. La central de alarmas se puso en contacto con la Guardia Civil justo en el momento que entraron, pero los ladrones actuaron demasiado rápido. Esta empresa de seguridad llamó a Fernando a su teléfono móvil a Francia poco después. "Tuve que dejar el viaje y regresar a España porque la casa estaba abierta y cualquiera podía entrar".

"Lo que más me ha sorprendido es que les da igual todo. Tengo luces que saltan con el movimiento y alarmas, pero ni por ésas. Me encontraron la caja fuerte en nueve minutos. Cuando puse la denuncia me dijeron que esto ocurre a diario. Hablo con los vecinos y me dicen lo mismo, que hay un montón de robos en toda esta zona". Fernando confiesa que siente miedo y que teme que algún delincuente entre en su casa en el momento que él, su mujer o sus hijos estén dentro.

Por el momento no se han dado casos de agresiones físicas a las víctimas del robo, como sí ha ocurrido en otras zonas de España. Generalmente los delincuentes que operan en el Aljarafe prefieren actuar sin público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios