El veredicto del jurado popular declara culpable al parricida

  • La decisión del jurado obliga al juez a emitir una sentencia condenatoria

El jurado popular declaró ayer culpable, sin ninguna atenuante, al joven que mató en noviembre de 2004 a su compañera de 18 años en Utrera, tras lo cual la Fiscalía mantuvo su petición de 28 años de cárcel y la defensa admitió una condena de 23 años y medio.

En su veredicto, el jurado ha considerado al procesado Andrés R.R., de 30 años, culpable de un delito de asesinato, sin las atenuantes de drogadicción, alcoholismo y arrepentimiento espontáneo que alegó en su defensa, cuando el 27 de noviembre de 2004 mató a su compañera de 21 puñaladas.

También le ha declarado culpable de un delito de maltrato en el ámbito familiar cometido contra su compañera Ángeles G.B., que había iniciado la relación con 12 años y que en el momento de su muerte tenía tres hijos de entre 7 meses y dos años y medio.

Tras el veredicto, la Fiscalía mantuvo su petición de veinticinco años de cárcel por asesinato y tres por violencia familiar, mientras que la defensa admitió 22 años y medio por el asesinato y un año por la violencia doméstica.

Durante los cinco años de convivencia en la barriada de El Tinte de Utrera, según los hechos considerados probados, el acusado maltrató a su compañera con insultos, expresiones vejatorias y amenazas de muerte.

La noche del asesinato, según el jurado, el acusado tomó un cuchillo de la cocina de 35 centímetros, subió a la habitación donde la víctima estaba tendida en la cama, se sentó sobre ella y comenzó a apuñalarla mientras con la otra mano le sujetaba la boca y el cuello para impedir su defensa.

La pareja tenía tres hijos de dos años y medio, un año y medio y siete meses, que a raíz de este asesinato fueron declarados en desamparo y se encuentran bajo tutela de la Junta de Andalucía, que ha ejercido la acusación y ayer se adhirió a las peticiones del fiscal.

El veredicto recoge como probado por unanimidad que el procesado sometía a su pareja, A.G.B. de 18 años, a "continuos malos tratos y a insultos" y que la noche del homicidio le asestó puñaladas a la víctima "con la intención de acabar con su vida". Asimismo, la portavoz del tribunal popular apuntó que el inculpado se sentó en el vientre de la fallecida para "aniquilar su capacidad de reacción" y le propinó todas las puñaladas "en vida", lo que, según el jurado, "aumentó el dolor de la víctima".

En esta línea, el veredicto considera como hecho no probado que el acusado hubiera consumido cerveza y cocaína como alegaba la defensa del reo, quien, según el jurado, "no confesó los hechos a la Policía hasta que fue detenido".

Por tales hechos, los miembros del jurado declararon a A.R.R. culpable por unanimidad de "ejercer violencia y de causarle la muerte a la joven". Además, mostraron una actitud "desfavorable" ante una posible petición de indulto.

El Ministerio Fiscal sostuvo que los hechos constituyen delitos de asesinato y maltrato habitual por lo que reclama, además, 150.000 euros de indemnización para cada uno de los tres hijos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios