Las víctimas murieron por asfixia en cuestión de minutos y los cuerpos se quemaron luego

  • Los avances de las autopsias revelan que el humo generado en el incendio resultó letal

Comentarios 1

Las seis personas que murieron el domingo en el incendio de su vivienda en Écija fallecieron de forma inmediata intoxicadas por monóxido de carbono y con posterioridad se produjo la carbonización de los cuerpos, según el avance de la autopsia entregado al juzgado.

Fuentes de la investigación aseguraron ayer a Efe que el deterioro de los cuerpos ha obligado a identificar a los fallecidos mediante pruebas del ADN, que el Instituto Nacional de Toxicología prevé concluir el jueves para que ese mismo día puedan ser enterradas las víctimas.

Los fallecidos son el matrimonio, tres hijos -uno de ellos una chica de 18 años embarazada de 12 semanas- y el novio de ésta, que murieron en la mañana del domingo intoxicados por el monóxido de carbono y otros productos de la combustión de un brasero que se dejaron encendido en la planta baja de la vivienda. Las identidades de los fallecidos son Antonio Romero Valverde, de 58 años; su esposa Dolores Priego, de 55, sus hijos Jesús, de 25; José María, de 16; y María del Carmen, de 18; y el novio de ésta, Ángel Arbola López, natural de Lora del Río.

Según las fuentes, antes de que se declarasen las llamas se debió producir una gran humareda en la vivienda del barrio de las Moreras que causó la muerte a los ocupantes de la vivienda en escasos minutos. El avance de la autopsia fue comunicado al juzgado número 1 de Écija, encargado del caso, que autorizó el lunes el traslado de los cadáveres desde el Instituto Anatómico Forense al tanatorio de San Jerónimo, donde se encuentran a la espera de que puedan recibir sepultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios