Los vigilantes tenían que caminar 140 metros hasta el furgón con el dinero

  • El sindicato profesional de vigilantes desaconseja trayectos superiores a 100 metros de distancia para reducir al mínimo el peligro de atracos · Prosegur considera "perfecto" el trabajo realizado en El Viso

Comentarios 10

2001

Los vigilantes de seguridad tiroteados el martes en El Viso del Alcor habían calculado una ruta a pie de unos 140 metros de distancia para llevar el dinero (100.000 euros) del Banco Santander, en la calle Real, al furgón blindado aparcado en la calle Corredera, una tarea arriesgada que truncó un pistolero a la entrada del mercado de abastos lleno de público que se disponían a atravesar para llegar al vehículo.

Según el sindicato profesional de vigilantes (SPV) de Andalucía Occidental, "con más de 100 metros ya se supera el riesgo de acera", es decir, el peligro que corren los trabajadores fuera del vehículo blindado, un riesgo que debe evitarse aparcando el furgón "lo más cerca posible de la puerta" del establecimiento en cuestión, en palabras de Antonio Montesinos, secretario general del sindicato. Sin embargo, fuentes de la empresa Prosegur negaron ayer que haya una distancia mínima o máxima para el traslado de fondos a un furgón y defendieron que los tres vigilantes hicieron un trabajo "perfecto" y que también fue "perfecto" el cumplimiento del protocolo.

El Reglamento de Seguridad Privada (modificado en 2001) no cuantifica la distancia prudencial que deben recorrer los vigilantes para reducir al mínimo el riesgo de acera, pero considera como infracción "las operaciones de transporte (...) de objetos valiosos (...) sin adoptar las precauciones necesarias para su seguridad".

Los dos comités de empresa de Prosegur (el de vigilantes de seguridad y el de traslado de fondos) no quisieron valorar ayer las circunstancias que rodearon la tragedia en El Viso y sólo advirtieron que, por lo general, hay deficiencias en este trabajo que deben corregirse. Juan Escudero, del comité de Prosegur transporte de valores, criticó las multas de tráfico que pone la Policía Local a los blindados (la última en Las Cabezas) cuando deberían aparcar donde lo necesiten, como si fueran servicios de emergencia, algo que en la provincia sólo se permite en Sevilla capital. Según Escudero, Prosegur ha enviado esta queja al Ministerio del Interior. El alcalde de El Viso y la Policía Local defendieron ayer que el municipio colabora con todos los blindados y añaden que el Banco Santander debió solicitar una plaza de carga y descarga.

Francisco Galán, presidente del comité de Prosegur Vigilancia Privada, al que pertenecía el fallecido Jerónimo Luna, lamentó que por el "frenético ritmo de trabajo" de los 100 empleados del servicio de traslado de fondos, ni la empresa ni los trabajadores cumplen "por lo general" el protocolo de seguridad en el traslado de dinero, con "recorridos excesivos" en un furgón. El Sindicato Profesional de Seguridad Privada de Cataluña denuncia el mismo problema "en un 90% de los casos". Galán propone una plantilla más especializada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios