La viuda pide a Ortega Cano que no use a su marido para lavar su imagen

  • Manuela Gurruchaga, que asegura estar pasando la peor época de su vida, solicita al torero que se abstenga de mencionar más en público a Carlos Parra

Comentarios 19

La viuda de Carlos Parra, fallecido en el accidente de tráfico provocado por José Ortega Cano, pidió ayer al torero que "se abstenga de mencionar en público el nombre" de su marido y de su familia. En un comunicado, la viuda de la víctima, Manuela Gurruchaga, solicitó al diestro de Cartagena que no vuelva a nombrar a Carlos Parra en ninguna intervención pública, puesto que considera que con esto el torero sólo pretende "lavar su imagen" ante la sociedad. "Si así lo quiere hacer, que lo haga en el juicio, pues es la mejor manera de ayudarnos", añade la mujer.

"Estas fechas se están convirtiendo en las más tristes de nuestras vidas por no podernos acompañar Carlos", expone Manuela al inicio de su nota de prensa, remitida ayer a este periódico por sus abogados, Luis y Andrés Avelino Romero Santos. "Sobrellevamos su falta en nuestra más profunda intimidad deseando salir adelante. Y escuchar al señor que provocó el accidente mencionar una y otra vez el nombre de mi marido a través de los canales de televisión, compadeciéndose de nosotros, se nos hace muy difícil cuando ni siquiera ha reconocido lo que todo el mundo sabe", continúa el comunicado, en clara referencia al hecho de que Ortega Cano circulara ebrio al volante la noche del 28 de mayo, cuando se produjo el accidente.

Tal como recoge el escrito de acusación del fiscal, el análisis toxicológico de la sangre extraída al torero tras el accidente arrojó una tasa de 1,26 miligramos de alcohol por litro, cuando el máximo permitido es de 0,50. Según el informe pericial de la Guardia Civil, esta circunstancia fue determinante para que Ortega Cano perdiera el control de su vehículo, un Mercedes R320, en la carretera A-8020, que une las localidades de Burguillos y Castilblanco de los Arroyos, invadiendo el carril contrario y chocando de frente contra el Seat Altea que conducía Carlos Parra, que murió prácticamente en el acto.

Sin embargo, Ortega Cano nunca ha admitido públicamente que consumiera bebidas alcohólicas antes del siniestro ni que aquel día estuviera conduciendo de manera temeraria, pese a que así lo aseguran varios testigos que se cruzaron con él en la carretera y en el casco urbano de Burguillos y llamaron al teléfono de emergencias 112 para avisar de las maniobras irregulares que éste estaba realizando al volante de su coche. El torero llegó a jurar por sus hijos que no había probado el alcohol la tarde del 28 de mayo y sólo reconoció haberse mojado los labios con una copa de cava.

Desde el mismo momento en que salió del hospital, el torero ha expresado públicamente sus condolencias hacia Carlos Parra y su familia, algo que ha incrementado el dolor de la viuda. "Entiendan que es suficiente para todos nosotros tener que encontrarnos con él en nuestra localidad cara a cara. De hecho, dicha situación ha provocado incluso que la madre de Carlos se haya tenido que marchar a Bélgica en compañía de su otra hija", concluye el comunicado de Manuela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios