LA MUJER EN EL EJÉRCITO

Historias de la Guardia Civil

La Guardia Civil es una de las fuerzas de seguridad del Estado, y por tanto depende de Interior, pero tiene estructura militar. Como tal, hace también 20 años que la mujer entró en sus filas. María José Suárez Cano, de 40 años, es una de ellas. Tras 15 años en el Cuerpo, es sargento comandante del puesto de Órgiva y la mujer con mayor rango dentro de la Guardia Civil en Granada. Reconoce que sigue siendo un cuerpo eminentemente de hombres –por el número–, aunque asegura que nunca se ha encontrado obstáculos por el hecho de ser mujer. “No he tenido ni ventajas ni inconvenientes”, apostilla. Para ella, la designación de Carme Chacón es un ejemplo del avance de las políticas de igualdad, “se debe valorar la capacidad de la mujer y no el que esté o no embarazada”. Sobrina de guardias civiles ya retirados, la sargento Suárez no tiene hijos, pero sabe por otras compañeras que en casos de embarazo la Guardia Civil da todas las facilidades. Antes de aterrizar en la Alpujarra granadina, ha estado destinada en Toledo, Madrid, Teruel y Bruselas. En ninguno de ellos ha tenido que soportar “nunca” una actitud machista. En la actualidad tiene bajo su mando a 16 guardias: 14 hombres y dos mujeres, pero hasta hace dos meses eran todos hombres. Con todos ellos “la relación es muy fluida”. La sargento Suárez ve con buenos ojos la ley de paridad, pues todo lo que conduzca a una equiparación hombre-mujer le parece muy loable. “Los gobiernos tienen que adecuarse a la evolución de la sociedad y esta sociedad está evolucionando muy rápidamente”, sentencia,

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios