A ciencia abierta

Planes de estudio de Física

Hace un mes aproximadamente, comentábamos el gran logro tecnológico y astronómico del GTC, el mayor telescopio del mundo en longitud de onda visible, que entrará en funcionamiento regular el año que viene. Es una gran oportunidad para la astronomía española y, en particular, también para la astronomía andaluza.

Andalucía es una región absolutamente excepcional para el desarrollo de la ciencia astronómica. ¡Absolutamente excepcional en todo el mundo! Pocos andaluces son conocedores del tesoro científico que poseen: con un instituto como el del IRAM, que rige el radiotelescopio de Pico Veleta, el mejor del mundo en su longitud de onda; con el Observatorio Hispano-Alemán de Calar Alto, uno de los grandes complejos de observación astronómica del mundo; con el Instituto de Astrofísica de Andalucía, uno de los más sobresalientes institutos de investigación del cosmos…. Pocos andaluces son conocedores de los grandes descubrimientos astronómicos que estos grandes medios de observación instalados aquí están proporcionando al mundo.

El potencial de Andalucía para la investigación astronómica es, sencilla y admirablemente, extraordinario. Y sin embargo…

Sin embargo, lo que está fallando es la Universidad. A estas grandes posibilidades de investigación, la Universidad debería responder con aquello que le compete en exclusiva: con formación. La Universidad debería atender más a la formación astronómica de los físicos andaluces. En estos momentos, se están elaborando los Planes de Estudio de todas las titulaciones universitarias y, en particular, de la de Física. Pues bien: la Universidad andaluza es completamente sorda y ciega a su entorno; no sabe valorar ni lo que tiene ni lo que su sociedad le demanda, ni lo que los estudiantes quieren y le exigen.

Y la Universidad no sólo debe formar a futuros astrónomos, también debe formar a físicos en el sentido más actual de la palabra. Hoy no se puede entender que un físico salga de las aulas sin saber astrofísica. Un físico que no sepa nada de astrofísica, es un físico del siglo pasado. No sólo hay que enseñar astrofísica a futuros astrofísicos, hay que enseñar también la astrofísica que todo físico debe saber. Pero los nuevos planes son los planes de siempre.

Estas críticas a la Universidad andaluza son extensibles a las Universidades españolas, en general, si bien es cierto que muchas de ellas han incluido ya una asignatura troncal de Astrofísica y Cosmología en sus nuevos planes de estudio.

Cuando la Universidad andaluza ignora el valor atractivo oportuno y formativo de la Astrofísica, merece un clamoroso y circular suspenso. Un suspenso, sí, pero… ¡que no repita!

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios