GESTIÓN E INVERSIONES

Un plan y una ley por desarrollar

La Junta de Andalucía aprobó hace siete meses un plan director de prevención y extinción de incendios y salvamento que contempla la apertura de 42 nuevos parques de bomberos, lo que garantizará que todas las localidades de más de 1.000 habitantes tengan asegurada la asistencia del servicio contraincendios en menos de 20 minutos. Esta cobertura, según las previsiones del Gobierno andaluz, alcanzará al 92 por ciento de toda la población. Para este plan la Junta anunció en septiembre del año pasado una inversión de 145 millones de euros. La actual red de parques está gestionada por diputaciones y ayuntamientos, que contribuyen a financiarlos. El plan está previsto que se ejecute a medio plazo, pues las medidas se extenderán hasta el año 2018. Además de la construcción de los más de 40 parques nuevos, también se recoge una mejora de los ya existentes, algo más del centenar. Almería es, por ahora, la provincia peor dotada y la que, por tanto, se beneficiará más del plan director, seguida de Cádiz, Granada, Málaga y Jaén, donde se contemplan seis nuevos parques respectivamente; mientras que en Huelva abrirán las puertas cuatro; en Sevilla, tres; y en Córdoba, dos. Pero la clave no está en abrir parques. Los profesionales que se enfrentan a diario con la falta de medios aseguran que ésta es la medida más económica, lo caro es dotar de personal y equipamiento dichas instalaciones. Y esto no depende de la Consejería de Gobernación de la Junta de Andalucía, sino de los ayuntamientos y diputaciones provinciales. Es más, parece ser una cuestión de voluntades más que políticas, personales, pues existen diferencias abismales entre ayuntamientos del mismo color político. Los sindicatos exigen ahora a la Junta que desarrolle la Ley de Emergencias de 2002.

Etiquetas

03660630

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios