EL NUEVO HÉROE DEL CICLISMO ESPAÑOL

La playa del campeón

  • Contador estaba de vacaciones en Chiclana cuando recibió la noticia de que su equipo iba al Giro. Éste es el retrato que hacen del ciclista profesionales y aficionados gaditanos que pasearon y charlaron con él

Alberto Contador tiene pendiente salir a pescar meros y pargos con la gente del Chárter Náutico Sancti Petri en Chiclana. Dejó tirados los avíos de pesca cuando recibió la noticia de que su equipo, el Astana, participaría finalmente en la primera gran prueba del año, el Giro de Italia.

Estaba de vacaciones en Chiclana junto a su novia, Macarena Pescador, la misma que ha mostrado a las cámaras la factura del hotel La Barrosa Park para que los medios internacionales y los corredores italianos que le miraban con recelo se creyeran, de una vez, que para Contador el mejor entrenamiento ha sido desconectar en la costa gaditana. Ni sprints finales ni puertos de montaña, sólo quince kilómetros de arena fina.

Así lo cuenta José Manuel Moreno Periñán, el chiclanero que dio a España la primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y que compartió con Contador las horas previas de una inesperada llamada que daría como resultado un histórico logro para el ciclismo español. No en vano, sólo otro español, Miguel Indurain, ha ganado el Giro de Italia. “Se necesitaba un triunfo así porque en los últimos años todo lo que salía en los medios referente al ciclismo era negativo. No se paraba de dar caña y no se valoró su triunfo en el Tour del año pasado porque fue un Tour conflictivo”, opina Periñán en relación a los casos de dopaje que sembraron de dudas la honra de muchos ciclistas. “Este Giro ha servido para resarcirse. Y con él ha nacido un campeón de masas”, valora Periñán, que compartió con Contador unos cuantos kilómetros de buen ciclismo.

“Los fines de semana suelo salir en grupo a hacer cuarenta kilómetros. Paramos para desayunar por la zona de El Colorado y me extrañó ver a un chavalito con el maillot del Astana. Lo miré de nuevo y vi a Contador. Lo saludamos y lo invité a que pasara con nosotros la mañana”, recuerda este olímpico que con su marca batió el récord en kilómetro contrarreloj en pista.

El ciclista madrileño y de familia extremeña había decidido pasar unos días en la playa para recuperarse del esfuerzo físico de la Vuelta al País Vasco, de la que también resultó campeón, y para desconectar de la decepción por quedar fuera del Tour de este año.

Para el grupo de ciclistas de fin de semana que encabezaba el chiclanero era un lujo disfrutar de una salida al lado de un campeón aunque fallaran las fuerzas. “Tiene una forma física espectacular. Y mientras él iba de paseo hablando por el móvil, nosotros, detrás, con la lengua fuera para alcanzarle”, comenta el olímpico gaditano que entre sus compañeros de los domingos a dos ruedas se encuentra Miguel Nández, el cantante salido de la cantera de Operación Triunfo. La mujer de Nández, Vanesa Flores, también ha sido ciclista profesional. “Lo encontramos un poco desanimado porque habían dejado a su equipo fuera del Tour”, comenta Nández.

No era la primera vez que se veían. Se conocieron personalmente en la Gala Viprén, una cita anual que la fundación del mismo nombre tiene con los grandes nombres del deporte y en especial con el ciclismo. Por ella han pasado todos: de Bahamontes a Miguel Indurain, pasando por los franceses Jacques Anquetil y Bernard Hinault, el italiano Felice Gimondi y el belga Eddy Merckx.

Pepe Alba también conoció al campeón en la Gala Viprén del pasado noviembre. “Era la primera vez que Contador visitaba la zona y quedó encantado. Le animamos a que regresara cuando quisiera”, dice. Pepe, primer corredor profesional de Chiclana , ha dedicado los últimos años a formar a muchos profesionales del ciclismo gaditano gracias a la labor de fomento y patrocinio del deporte que realiza Viprén, la fundación que dirige Miguel González. Por su experiencia sabe cuando tiene delante de sí a un fuera de serie. “Sólo hay que ver la edad con la que ha ganado el Tour y el Giro. Más joven que cuando lo hizo Indurain”, apunta Alba. “Fíjese si era inesperado un triunfo español en el Giro que Perico Delgado nos comentó que no tenían previsto televisarlo. Y lo hicieron a partir del viernes cuando Contador tenía 99% de probabilidades de coronarse en Milán”, comenta Pepe.

Nadie lo esperaba. Según Moreno Periñán, “el Giro es de los italianos y es muy complicado que lo gane uno de fuera. Si cualquier corredor se prepara al 100%, los italianos lo hacen al 140%”. Antes de que Johan Bruyneel, director deportivo del Astana solicitara a Contador para el Giro, Periñán le propuso que en lugar de correr con “neófitos como ellos”, se entrenara con Alberto Benítez, ciclista profesional de la cantera chiclanera que corre en el equipo Saunier Duval, el mismo del peligroso italiano Ricardo Ricco. El madrileño rechazó la oferta. “Me dijo humildemente que no, que esa gente corría mucho”, recuerda Periñán, que asegura que el flamante ganador del Giro le dijo que iba a Italia a “hacer cuatro o cinco días y ver cómo funcionaba el cuerpo”. Pero al final hizo 21 días y desde la decimoquinta etapa estuvo como líder. La clave, según él, ha sido que Contador ha llegado descansado, en estado de supercompensación, en términos ciclistas. Llegó sin el estrés que requiere la preparación de una gran carerra. “Las primeras etapas llanas y muy largas le sirvieron para coger el ritmo y llegar a estar al 80%. Para cuando sus compañeros acusaban la dureza de las pruebas, él llegó a dar el 100% en la carrera”, analiza Periñán. Y así lo dio todo desde que se colocó la malla rosa después de la subida al puerto de Marmolada. Un triunfo por sorpresa que se fraguó frente a las playas de Chiclana. Contador regresará para pescar entre amigos y prepararse la Vuelta a España. Chiclana le trae suerte.   

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios