NUEVOS ENTRENADORES PERSONALES

Un videojuego para entrenar la mente

  • Mi experto en vocabulario’, desarrollado por un profesor de la Universidad de Málaga, recoge cerca de 17.000 palabras para jugar y mejorar el léxico. Un preparador virtual evalúa el progreso diario

Según los últimos estudios de lingüística y lexicografía en nuestro país, cada vez utilizamos menos vocabulario para expresarnos. El uso de las nuevas tecnologías, según los expertos, está llevando a la economía del lenguaje, y con ella, a la pérdida de palabras. Para evitarlo, es posible el entrenamiento diario. A pesar de que la fase de adquisición de la lengua materna concluye en la adolescencia, los expertos apuntan que el ser humano, en la etapa adulta,  es capaz de interiorizar seis o siete palabras nuevas al día. Los creadores del videojuego Mi experto en vocabulario, disponible para la Wii y la Nintendo DS, se han basado en esta teoría para configurar un juego para adultos que es capaz de aumentar el nivel léxico de los usuarios.

Antonio Moreno Ortiz, especialista en Lingüística Computacional y Lexicografía de la Universidad de Málaga, es uno de los creadores de este videojuego, que ha sido desarrollado en Canadá por lingüistas de todo el mundo. El profesor, que ha creado la base de datos española para el juego, explica que su trabajo se ha basado en la “clasificación de palabras según su dificultad, mediante un análisis estadístico de su aparición en textos y conversaciones”. El objetivo no es otro que invitar a poner a prueba los conocimientos sobre el lenguaje a través de casi 17.000 palabras  con veinte niveles de dificultad, cada uno de ellos con 840 palabras.

El proceso de aprendizaje se basa en técnicas científicas por las que sólo se aprende un número máximo de vocablos en una sesión, “ya que si se intenta aprender demasiadas palabras en un día, no es posible asimilarlas”, precisa Moreno Ortiz. Cuando se falla en una palabra, el juego corrige el error “y cierto tiempo después la vuelve a repetir de forma estudiada”. Su creador insiste en que “está diseñado para que todo el mundo pueda llegar al final, al cien por cien de potencial expresivo. Sólo se necesita constancia”. El jugador puede establecer sus propias metas y marca su ritmo de aprendizaje. En las primeras sesiones hay actividades y juegos con los que el programa evalúa el conocimiento del usuario y le asigna un potencial expresivo inicial, que  puede subir un 1% cada día. Así, quien esté al principio en un 30% de potencial, necesitará al menos 70 sesiones para llegar al objetivo del juego, alcanzar el 100% de “capital expresivo”. Existen cinco niveles distintos: estudiante, abogado, profesor, redactor jefe y escritor, para que el juego se adapte al nivel del jugador; y una gran variedad de minijuegos: sopa de letras, bloquebulario, revuelto de palabras, abrapalabra... que se pueden resolver de forma divertida haciendo uso de las funciones táctiles de la moderna Nintendo DS, una elegante consola de doble  pantalla  creada para competir con la poderosa PSP de Sony.

Pero al margen del progreso léxico y ortográfico que el usuario pueda adquirir en Mi experto en vocabulario, que su creador fija en un 15% como mínimo, existe un aspecto bastante saludable que resulta  fundamental: hablar y escribir correctamente constituye uno de los remedios más eficaces contra la atrofia neuronal, previene enfermedades cerebrales degenerativas y favorece la juventud del pensamiento según indican los expertos.

Esta idea base ha llevado a la creación de otros videojuegos de la misma gama,  los cuales han tenido hasta el momento una buena aceptación en el mercado. Es la nueva generación de juegos tipo coaching, en los que un entrenador personal experto tiene la misión de guiar y dirigir el progreso del usuario en una faceta susceptible de aprendizaje. La consola Nintendo DS ha popularizado, por ejemplo, los entrenadores del intelecto, de la vista, del ejercicio físico, de la magia e incluso de la cocina. Desde Nintendo se apunta que “hay nuevos usuarios incorporándose al mundo de los videojuegos que demandan desarrollos que les permitan sentir que están haciendo algo útil a la vez que se divierten. Así, la didáctica ha desembarcado en un mundo desconocido para esta, el mundo de los videojuegos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios