Aquellos maravillosos años

Más de un millar de béticos se despiden del Calderón con un sabor amargo por la derrota y rememorando un pasado mejor. Ceballos, el guía verdiblanco.