Real Betis

Un Betis que quiere la élite

  • Los verdiblancos firman un sensacional encuentro para orgullo de su afición, presente en un millar

  • El 'Eurobetis' de Serra y Setién, más cerca

Los futbolistas del Betis agradecen, al final del encuentro, el apoyo dado durante todo el encuentro. Los futbolistas del Betis agradecen, al final del encuentro, el apoyo dado durante todo el encuentro.

Los futbolistas del Betis agradecen, al final del encuentro, el apoyo dado durante todo el encuentro.

Comentarios 1

Personalidad, solidez, empaque, carácter... Este Betis es de élite. Un muy buen equipo de fútbol que dejó su sello en su primera visita al Metropolitano para orgullo de su afición. Una hinchada que hizo acto de presencia en el feudo rojiblanco, donde estuvieron en torno al millar de béticos, que se marcharon con la sensación de haber conseguido un buen punto ante el Atlético en una bonita batalla táctica entre dos estilos diferentes, como son los de Quique Setién y de Diego Pablo Simeone. Batalla igualada de la que el hincha verdiblanco se marchó feliz después de dejarse la voz animando a los suyos en todo momento, como se pudo escuchar en el maravilloso coliseo del cuadro colchonero. Gritos al final de "¡Betis, Betis, Betis!" para despedir a sus jugadores, que lo dejaron todo para una racha positiva que se reflejó en los datos. Así, por primera vez en su historia en Primera División el cuadro de Heliópolis dejó su portería a cero en seis partidos consecutivos de una misma Liga.

En su primera visita al Metropolitano, el Betis dejó una buena carta de presentación. Dejó la semblanza de ser un conjunto con un sello de identidad que va a muerte con su idea, que juega de memoria, que no se arruga, nada que ver con las últimas visitas al Vicente Calderón. Sobre todo con las manitas encajadas en la temporada 2013-14 (5-0) o en la 2015-16 (5-1). Aquellos Betis no se parecieron nada con el que se vio ayer en la noche madrileña, donde los verdiblancos dejaron claro que son un equipo con empaque que compite hasta el último minuto. Un Betis que estuvo a la altura de lo que requería competir ante un gran rival y en un magnífico escenario, sumando un punto de oro para alcanzar los 56 en la clasificación y dar otro paso más al frente para que regrese el Eurobetis.

Quizá le faltó un punto de inspiración al Betis en la finalización para haber logrado un botín mayor, pero prácticamente nada se le puede reprochar a un equipo heliopolitano que de la mano de Lorenzo Serra Ferrer y Quique Setién está logrando dar esta temporada el esperado salto de calidad. La exigencia que abandera el vicepresidente deportivo se ve reflejada en la calidad de los futbolistas que el Betis tiene esta campaña en su plantilla -el mejor reflejo fue el banquillo de ayer con Joaquín, Sanabria, Rubén...- y a los que Quique Setién le está sacando rendimiento. El cántabro ha sabido rectificar el dibujo, tener a la plantilla enchufada con el gran ambiente que se respira en el vestuario, gestionar a su equipo (rotaciones) para que esté fresco... Y en el Metropolitano su figura salió muy reforzada por la excelente imagen que ofreció su equipo, un Betis que está en una inercia tan positiva que en ningún momento se descompuso pese a perder a Dani Giménez por lesión, con la entrada de Pedro, portero de futuro que transmitió serenidad.

Y mientras, en las gradas del feudo atlético se pudo escuchar ese cántico tan habitual entre la parroquia verdiblanca: "¡Yo quiero un Betis campeón!". De momento, este Betis da pasos al frente para lograr esa meta, como el de ayer, donde fue un equipo con mayúsculas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios