Real Betis

El poderoso motor del Betis

  • El salto de calidad en el centro del campo de esta temporada aparece como una de las razones del crecimiento actual

  • Físico de élite, visión de juego, mando y mentalidad ganadora, a escena

Guardado, Javi García, Fabián y Joaquín realizan un circuito físico durante un entrenamiento en la ciudad deportiva. Guardado, Javi García, Fabián y Joaquín realizan un circuito físico durante un entrenamiento en la ciudad deportiva.

Guardado, Javi García, Fabián y Joaquín realizan un circuito físico durante un entrenamiento en la ciudad deportiva. / josé ángel garcía

Una de las claves del crecimiento del Betis esta temporada radica en su centro del campo. Una sala de máquinas de nivel en la que la combinación entre el físico de élite y la calidad con el balón (visión de juego, mando, precisión en el toque, asistencias...) le está dando al equipo verdiblanco un plus que no tenía en las últimas temporadas. El salto de calidad en la medular es más que evidente y así se vio desde que Lorenzo Serra Ferrer, vicepresidente deportivo, se hizo cargo de la planificación para esta campaña, fortaleciendo una línea que cuenta con mimbres de gran potencial, siendo -este año sí- uno de los mejores centros del campo de la Liga, como así se refleja en la quinta plaza que los de Heliópolis ocupan en la clasificación.

Atrás han quedado futbolistas como Van der Vaart, Petros, Brasanac (esta campaña cedido en Leganés), Felipe Gutiérrez o Jonas Martin, entre otros, para dejar paso a los Javi García, Fabián, Guardado, Boudebouz... Una revolución necesaria hecha por el vicepresidente deportivo en una zona fundamental del equipo que dirige Quique Setién, que está sabiendo sacar provecho de los mimbres que tiene a su disposición, como así indican los guarismos de los centrocampistas del Betis. Y el primer nombre propio es Fabián, que se ha convertido en un futbolista intocable para el técnico verdiblanco. De hecho lleva 14 encuentros seguidos en los que ha jugado siempre los 90 minutos. Además, suma dos goles y seis asistencias en 30 partidos de Liga (2.316 minutos), aportando fuerza, carácter, físico en el choque y calidad en el pase.

Otra pieza fundamental es Javi García, que en el Metropolitano lució durante muchos minutos el brazalete de capitán, como ejemplo del peso que tiene en el vestuario. El futbolista de Mula (2.140 minutos en 29 partidos, un gol) empezó la temporada a un nivel alto al llegar en un gran estado de forma por el trabajo de pretemporada que había hecho ya con el Zenit, con el que había, incluso, competido oficialmente. Después pasó por un bache, con unas dolencias en la espalda que mermaron su rendimiento, pero desde hace ya varias jornadas ha recuperado su mejor versión. De hecho, el pivote es el tercer jugador de la Liga con mejor porcentaje (92%) de precisión en el pase, sólo superado por los madridistas Mateo Kovacic (93,4) y Toni Kroos (92,8), aprovechando, además, su envergadura en el juego aéreo, buscando siempre una salida limpia del balón y transmitiendo a sus compañeros algo fundamental: mentalidad ganadora. Un líder.

Junto a Fabián y Javi García, el otro futbolista habitual en la parcela ancha es Guardado (2.197 minutos en 27 partidos, dos goles y siete asistencias), que ha demostrado a lo largo de la temporada su clase con el balón. Con la llegada de Javi García, el mexicano pasó a jugar más adelantado y ahí ha demostrado ser un jugador importante en el Betis, aunque también en alguna ocasión ha jugado de pivote para darle salida al juego de su equipo.

Estos tres centrocampistas han sido los habituales en los onces iniciales de Setién, pero no hay que obviar el protagonismo de otros jugadores, como Boudebouz (1.243 minutos en 24 partidos, dos goles y tres asistencias). El internacional argelino se siente más cómodo jugando por dentro que en la banda, como pasó en muchos partidos de la primera vuelta, y ya ha dejado buena muestra de la calidad que atesora en su pierna izquierda. Cierto es que en alguna acción puntual se recrea más de lo debido, pero a continuación es capaz de sacar de la chistera un pase como el que, por ejemplo, de dio a Javi García en la segunda parte del choque ante el Atlético que éste no aprovechó. Un futbolista diferente que ha conectado con la afición.

El medio centro que menos protagonismo está teniendo es Camarasa (1.094 minutos en 22 partidos y un gol), que aguarda una nueva oportunidad del cántabro. El entrenador heliopolitano ha utilizado también esta temporada a Amat como pivote y a Joaquín en la medular, quien en labores de organización está dando un gran rendimiento. En global, una sala de máquinas de nivel que está funcionando a pleno rendimiento en beneficio de un Betis ganador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios