betis-real sociedad · Sala de Prensa

"Doy por bueno el empate"

  • Para Setién a su equipo le faltó precisión, pero acabó satisfecho porque "pudo ganar cualquiera"

  • "Quizá Toño no hubiese hecho lo que Moyà"

Quique Setién durante el partido Quique Setién durante el partido

Quique Setién durante el partido / Antonio Pizarro

Cuando no se puede ganar, al menso no hay que perder. Esa máxima, repetida y manida en el mundo del fútbol, fue la que hizo suya Quique setién tras un encuentro en el que "pudo ganar cualquiera". "Fue un partido bastante igualado que nos hubiese gustado controlar más, pero creo que no estuvimos mal ante un muy buen equipo al que no es fácil quitarle el balón,", apuntó el técnico verdiblanco.

Sin humos, por fin, de por medio, al cántabro le quedó un regusto agridulce por un, a priori, inesperado empate sin goles. "Doy por bueno el empate, porque aunque tuvimos más y mejores ocasiones en cualquier acción pudo marcar la Real. Lo cierto es que fue un duelo con muchas alternativas, por lo que sorprende el 0-0", afirmó el preparador verdiblanco, que añadió: "La realidad es que pudimos marcar varios goles. Su marca Tello en laprimera parte... Pero me voy satisfecho, que no contento porque me hubiera gustado ganar".

Quizá una de las novedades en el cuadro donostiarra, como era el debutante Moyà, pudo decidir el choque: "Es un muy buen portero. Hizo dos o tres intervenciones muy buenas y no sé si Toño hubiese hecho lo mismo", destacó Setién, quien no cree que su equipo fuese menos valiente que otros días sino que le dio mérito a la Real: "Creo que fuimos muy atrevidos proyectando a los dos carrileros de manera permanente, pero el rival también tuvo bastante el balón y nos hizo correr tras él, algo que no es habitual, y por momentos nos metió atrás".

Con todo, en eso momentos de control verdiblanco la clave para el entrenador estuvo en la "falta de precisión con el balón y de velocidad". "Pero lo achaco más a la presión del contrario, que nos hizo sacar el balón con dificultades desde atrás", apostilló el cántabro.

En una semana con tres partidos (lunes, jueves y domingo), a Setién le preocupa el "gran esfuerzo realizado", porque el rival de turno (ayer la Real y el domingo el Valencia) "siempre tiene un día más de descanso". "Hay jugadores a los que tuvimos que exigir más de lo que nos gustaría por la importancia que le dábamos a este partido. Los lesionados son un lastre que a medida que avance el tiempo acusaremos, porque no podemos dar a otros el descanso que nos gustaría. Hay que medir bien lo que hacemos para no perder el punto competitivo y guardar en la medida de lo posible a esos jugadores. Loren ya estaba acusando la intensidad de los encuentros disputados, por ejemplo. Es un tema a gestionar con cuidado de aquí al final de la temporada", aseguró.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios