real betis

Guardado, entre el deseo y el dolor

  • "Me gusta estar en todos los partidos, pero tengo un Mundial", asegura el mexicano, que aún no está a tope

Andrés Guardado y su esposa posan junto a los dirigentes béticos y el entrenador. Andrés Guardado y su esposa posan junto a los dirigentes béticos y el entrenador.

Andrés Guardado y su esposa posan junto a los dirigentes béticos y el entrenador. / víctor rodríguez

Andrés Guardado centra la actualidad del Betis. Primero, por la duda sobre su presencia el lunes ante el Málaga, pese a que ayer se ejercitó parcialmente con el grupo; segundo, por la cena benéfica que organizaron anoche la Fundación Andrés Guardado y la Fundación Real Betis Balompié, y a la que acudieron el presidente del club verdiblanco, Ángel Haro, los vicepresidentes José Miguel López Catalán y Lorenzo Serra Ferrer, el entrenador, Quique Setién, y una nutrida representación de jugadores del primer equipo.

El mexicano dejó en el aire su participación el lunes. "Podría decir que estoy bien, pero no. Es un edema muy fuerte y espero que con el paso de los días se desinflame. Me gusta estar en todos los partidos y se lo he dicho al doctor por si es necesario que me pinche o algo. Si en las pruebas se ve que es sólo un golpe, yo tiro para adelante. Hay que mirar al futuro, pensar que tengo un Mundial y tampoco puedo arriesgar demasiado. Me estoy mordiendo la lengua porque quiero participar con el equipo, estamos a nada de conseguir el objetivo y me gustaría estar dentro del campo", expresó el centrocampista, que destacó el buen momento del equipo: "2018 está siendo un gran año, sobre todo el último mes y medio, que prácticamente no hemos perdido puntos. Sentimos que estamos con una confianza enorme, que no se nota el que falte. El equipo sabe lo que tiene que hacer, eso es realmente un equipo y te dará las bases para hacer algo más grande".

Aparte del objetivo europeo, el vestuario también mira ya de reojo el derbi en Heliópolis. "Ganar el derbi de vuelta sería la cereza del pastel, pero hay que ir paso a paso. Siempre desde la humildad, el trabajo y no olvidarnos de cómo llegamos aquí. La intención es no perder ni un partido más hasta final de temporada y obviamente sabemos que tenemos un derbi que va a dar mucho de qué hablar. El primer día que llegas al Betis te dicen y te hacen ver la realidad que hay. Obviamente que se termine la temporada y ellos estén por detrás de nosotros es un extra para la afición y para nosotros, es la sal y la pimienta del fútbol. Esa rivalidad que, siempre con respeto y deportividad, hay que disfrutar", aseguró Guardado, que ayer sacó su lado más solidario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios