Serra, la diferencia

  • La llegada del actual vicepresidente deportivo ha supuesto un punto de inflexión en un Betis que concluye la primera vuelta del campeonato mirando muy de cerca a los puestos europeos.

Lorenzo Serra Ferrer. Lorenzo Serra Ferrer.

Lorenzo Serra Ferrer. / juan carlos muñoz

Lorenzo Serra Ferrer es la diferencia. Después de los fiascos de Eduardo Macià y Miguel Torrecilla, la llegada del actual vicepresidente deportivo ha supuesto un punto de inflexión en la entidad comandada por Ángel Haro y José Miguel López Catalán. El proyecto Serra, y así lo reflejan los números hasta el momento, camina bien, después de la revolución realizada en verano por el balear en la plantilla -aquello de los cuatro retoques ya es historia- y la apuesta para el banquillo por Quique Setién. Aquel Betis indefendible que se arropaba en excusas variopintas ha dado paso a un Betis basado en la exigencia, esa palabra siempre tan presente en el discurso ambicioso del de Sa Pobla y que tanto molestaba en algunos sectores del beticismo, y en la instauración de una mentalidad ganadora.

Y así lo reflejan los datos objetivos. El Betis actual ha finalizado la primera vuelta en la séptima plaza, con 27 puntos, a dos del sexto clasificado, el Sevilla, que ocupa el último puesto de la zona europea a expensas de lo que ocurra con el séptimo, en función del ganador de la Copa del Rey. Siete puntos más que en la temporada 2015-16, en la que los verdiblancos eran decimoquintos, con 20 puntos, y cinco más que el curso pasado, en la que acabaron decimoterceros, con 22. Un salto importante que, teniendo en cuenta la igualdad que existe este año en la zona media, hace que el objetivo de los de Heliópolis, y más después del desastre en la Copa, no sea otro que apostar fuerte por intentar acabar la Liga en Europa, meta mínima para un club con más de 52.000 abonados.

En positivo

La construcción del Gol Sur y el restyling realizado al Benito Villamarín han creado en el estadio heliopolitano una atmósfera espectacular, con una grada de animación que es el auténtico pulmón del recinto verdiblanco. Un éxito absoluto, aunque el cambio principal de todo, y lo verdaderamente importante, está en lo deportivo. Serra Ferrer llevó a cabo múltiples cambios en el plantel en una planificación que, a pesar de contar con algunas carencias que ahora intenta corregir en el mercado invernal, ha supuesto un salto de calidad. Sobre todo, en cuanto al once inicial. De los Petros, Jonas o Brasanac se ha pasado a los Feddal, Javi García, Guardado, Tello, Sergio León… Diez fichajes y 20 salidas, más los movimientos que se esperan ahora. Y lo más importante, factores que necesitaba el Betis, como el físico de élite -aún falta un poco más-, con Javi García y Feddal; y la verticalidad (Tello), sin obviar el liderazgo de Joaquín, la clase de Guardado, la categoría de futbolista en que se está convirtiendo Fabián -urge renovarlo-, los goles de Sergio León, el buen hacer de Barragán, el regreso de Rubén Castro…

Todo bajo tres premisas clave: compromiso, competir y mentalidad ganadora. Así llegaron los triunfos en el Santiago Bernabéu y en el derbi. Y siempre con la figura presente de Quique Setién, que junto con su cuerpo técnico y los jugadores forman una piña en el vestuario, una plantilla que cree en el estilo instaurado por el cántabro. Este buen clima ha generado una ilusión alta en una afición que en algunos partidos en casa, como ante el Leganés, ha demostrado síntomas de madurez, apoyando sin parar y mostrando su descontento cuando ve en su equipo algo que no le gusta. Un aspecto positivo dentro de la exigencia instaurada por Serra Ferrer en pos del crecimiento del Betis.

En negativo

Una de las facetas a mejorar en la segunda vuelta es la defensiva. La excelente cifra de 33 goles a favor tiene su contraposición en los 36 en contra, y defender el balón parado sigue siendo un problema (8 goles recibidos) para un Betis que, al igual que venció a Madrid y Nervión, fue goleado por el Eibar, apeado en Copa por el Cádiz e hizo el ridículo en Las Palmas. Además, las lagunas de la planificación también se han podido ver en cuestiones como la falta de mimbres de más nivel en la defensa, -alguien que acompañe a Feddal-, la ausencia de recambios en jugadores importantes, poca profundidad de banquillo tras apostar por una plantilla corta… Hechos en los que las lesiones también han influido y problemas a los que Serra Ferrer busca soluciones -también para ayudar al filial a salir de la zona de peligro- con el objetivo de poder dar al final de la temporada el ansiado salto de calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios