real betis balompié

Serra inicia la cuenta atrás

  • El vicepresidente deportivo reconoce el interés por Layún, al que continúa sin dejar salir el Oporto

  • Desde Italia ofrecen a Nagatomo, lateral japonés del Inter

El lateral japonés Nagatomo centra ante la oposición del español del Nápoles Callejón. El lateral japonés Nagatomo centra ante la oposición del español del Nápoles Callejón.

El lateral japonés Nagatomo centra ante la oposición del español del Nápoles Callejón. / ciro fusco / efe

A falta de menos de cinco días para el cierre del mercado invernal, el Betis sólo ha registrado el alta de Rubén Castro, tras su regreso de China, aunque el vicepresidente deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, ha iniciado ya la cuenta atrás para acometer alguno de los frentes abiertos. El preferido es el mexicano Miguel Layún, como el propio balear admitió ayer, aunque el Oporto sigue sin poner facilidades a su salida, lo que abre la puerta a otras alternativas, como la de Yuto Nagatomo, lateral japonés del Inter que ha sido ofrecido a la entidad heliopolitana.

Sandro, Bartra, Lucas Moura, Marcos Llorente... El Betis también viene apuntando alto en ese intento de dar un salto de calidad a la plantilla en enero, pero cada operación encuentra sus aristas, tanto por el alto coste que supondría cualquiera de esas incorporaciones como por los competidores en las mismas. Eso sí, Serra permanece atento a un mercado que en estos últimos días tendrá movimientos inesperados que podrían poner a tiro de los verdiblancos un fichaje de ese nivel pretendido.

Con Layún no habría problemas, más allá de los flecos; el problema está con el Oporto"

"En un principio no tenemos un muy buen acuerdo con el Oporto y estamos esperando a que las negociaciones se pueden mejorar o avanzar en este aspecto", reconoció ayer Serra Ferrer en una entrevista con ESPN AM, admitiendo ese obstáculo que el club luso está poniendo en la operación. Y es que el entrenador del Oporto, Sergio Conceiçao, ha repetido en varias ocasiones que su deseo es que nadie salga de su plantilla en enero, ante los numerosos compromisos que debe afrontar hasta final de temporada. Además, la lesión de Danilo, una pieza fundamental, para al menos seis semanas provoca que el entrenador luso aumente la presión a sus directivos. Esta petición de Conceiçao choca con el deseo de Layún, quien sí pretende una nueva aventura que le permita contar con los minutos que faciliten su participación como titular en el próximo Mundial.

"Con Miguel (Layún) no habría problema, más allá de los flecos que se ponen en medio de la negociación. El problema sería el Oporto. El miércoles es el día límite. Vamos a estar pendientes de cualquier posibilidad de avance", agregó Serra Ferrer, que también destacó las cualidades del mexicano: "Nosotros entendemos que es un buen futbolista en su polivalencia y en su compromiso en las distintas ligas. Para jugar en España se requiere esto en relación a su compromiso, que sabemos es un deportista con una ilusión top". Por último Serra confirmó que Guardado es otro gran valedor de esta operación: "Aparte del conocimiento que nosotros tenemos del jugador, también Andrés nos ha confirmado todo lo que representa Miguel Layún como persona y deportista. Tiene un valor muy importante porque le tenemos una alta estima por lo que hace".

La dificultad de convencer al Oporto por Layún ha provocado que el Betis busque alternativas. Así, desde Italia surge la opción de Nagatomo, lateral ambidiestro del Inter, y que este año perdió la titularidad ante Santon, precisamente otro de los nombres que estaba apuntado en la agenda bética. Nagatomo también disputará el Mundial con Japón, de ahí que aceptaría una salida para acumular minutos.

Más complicadas aparecen otras alternativas manejadas por Serra. Así, Lucas Moura, al que se estaba esperando hasta el final de mercado, ultimaba ayer su vinculación con el Tottenham, que pagaría más de 35 millones de euros por el traspaso del brasileño, a quien además le abonaría un salario por encima de los nueve millones, según informó ayer la prensa inglesa.

La dificultad económica también sería un problema para la llegada de Bartra, el sueño de Serra para reforzar la defensa, como indicó este periódico la pasada semana. Y es que el central catalán tiene un salario astronómico en el Dortmund, sólo al alcance de equipos de la Liga de Campeones, de ahí que el Betis sólo pudiera mover ficha si existiera la iniciativa del central.

La opción de Sandro, más económica que las anteriores y que el Betis sí estaría en condiciones de asumir, tiene el problema de los equipos interesados en el canario, como el propio Sevilla, con una mayor capacidad para asumir las exigencias del Everton tanto a corto como a largo plazo.

Ante esta situación, Serra Ferrer también trabaja en el capítulo de salidas, lo que le permitiría ganar espacio salarial para afrontar las incorporaciones en las últimas horas del mercado. Así, desde Barcelona se apunta a que el lunes es el día finalmente elegido para que Nahuel pase reconocimiento médico con el filial azulgrana, una vez que se asegure el derecho de tanteo que el Villarreal, propietario de sus derechos, quería seguir manteniendo sobre el hispano-argentino, con lo que no estaría disponible para Setién.

En una situación parecida se encontraba ayer Narváez, que se ejercitó en el gimnasio a la espera de que el Córdoba, el club que se apunta como destino, solucione sus problemas tanto con el Consejo Superior de Deportes (CSD) -ayer aceptó la documentación para la compra ejecutada por Jesús León- como con la Liga de Fútbol Profesional (LFP), que debe autorizar los fichajes a la entidad blanquiverde.

Rafa Navarro, con propuestas de Segunda pero que sigue entrenándose con el Betis; Felipe Gutiérrez, que sigue sin desbloquear su situación pese a la presencia de uno de sus agentes en Sevilla; y Tosca, a quien el Betis no le encuentra comprador, serían los otros descartes a los que se les intentará dar salida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios