real betis

Setién y la madurez una vuelta después

  • El técnico ha levantado al equipo tras tocar fondo con la derrota en Gran Canaria

  • Desde aquella jornada el cuadro bético sería el cuarto mejor

Setién junto a Guardado en un entrenamiento. Setién junto a Guardado en un entrenamiento.

Setién junto a Guardado en un entrenamiento. / antonio pizarro

El Betis es el equipo de moda de la Liga, tras sumar cinco victorias seguidas y tener a tiro su récord histórico de triunfos consecutivos en Primera, una realidad muy distinta a la de hace una vuelta. Entonces, los de Quique Setién visitaron Gran Canaria en el peor momento de la temporada, tras cinco jornadas sin ganar y después de la debacle copera en el Benito Villamarín ante el Cádiz, que incluso provocó un debate interno en el club sobre el futuro del entrenador.

El respaldo de los pesos pesados del vestuario, que mantuvieron varias conversaciones con los dirigentes, y el apoyo decidido de éstos le otorgó una oportunidad extra a Setién, que ha acabado levantando al equipo hasta llevarlo a las puertas de una clasificación europea.

"Ha habido momentos a lo largo de la temporada en los que nuestro entorno estaba más nervioso que el vestuario. Te pueden decir la totalidad de los futbolistas que estábamos convencidos de lo que estábamos haciendo. No teníamos continuidad, encajábamos muchos goles, pero todo el mundo estaba absolutamente implicado en la idea. Cuando no tienes resultados, en la cabeza de muchos jugadores empiezan las dudas, pero eso lo he vivido más veces y yo sé el resultado que a la larga esto da. Sabía que era cuestión de tiempo que los futbolistas lo fueran entendiendo y fueran más consistentes", señaló el propio Setién en una entrevista telefónica en Bein Sports en la noche del lunes, en la que analizó el buen momento de su equipo.

Los números atestiguan ese resurgir del cuadro verdiblanco. Desde aquel partido ante la Unión Deportiva Las Palmas, y pese a perder a la siguiente jornada ante el Atlético en un duelo en el que ya se atisbó una reacción, el Betis ha sumado 34 puntos, lo que lo dejaría como el cuarto mejor equipo de Primera igualado con el Valencia. Sólo el Real Madrid (39), el Atlético (41) y el Barcelona (46) han sumado más que los verdiblancos, que ahora son un equipo mucho más competitivo.

Esa mejoría del equipo se refleja en susgoal average general. Hasta la jornada decimocuarta, la de la visita a Gran Canaria, el Betis presentaba un balance desfavorable, con 23 goles anotados y 28 encajados; desde entonces, los de Setién han mejorado sus registros y en las 18 jornadas posteriores han marcado 30 tantos y han recibido 25, lo que le ha permitido igualar el global general.

La mejora defensiva ya comenzó en ese duelo de la jornada decimoquinta ante el Atlético, que venció en Heliópolis por 0-1 en casi su única ocasión del partido. Setién ya introdujo la primera modificación en su habitual 4-3-3, ya que Fabián se colocó junto a Guardado en el doble pivote -Javi García fue baja por lesión-. Con ese retoque, el Betis ya fue mejorando en aspectos como la presión tras pérdida o el balance defensivo en las acciones de ataque del rival, dos aspectos que recibieron un perfeccionamiento con el paso a las defensa de tres centrales y la llegada de Marc Bartra en enero.

"Jugando con tres defensas nos ha dado un poco más de consistencia, al acumular un jugador más que antes no tenías. Independientemente del dibujo el equipo no ha perdido su identidad, siempre ha tratado de hacer lo mismo: salir con el balón, hacer posesiones largas y jugar hacia delante. Ha habido muchos aspectos en los que hemos mejorado, en lo defensivo y en lo ofensivo. Entendemos e interpretamos mejor los espacios, estamos teniendo una pausa que antes no teníamos. Todo es un trabajo que requiere su dinámica y su tiempo", reconoció el propio Setién, que ahora sí ve un Betis más maduro y competitivo: "Después del partido del Girona les he dicho a los jugadores que hemos hecho una primera parte extraordinaria, y que en la segunda creo que hemos hecho lo que teníamos que hacer. Hemos sido un equipo maduro. Ahora somos un equipo que la mayor parte del tiempo jugamos bien, solemos tener el balón, somos valientes y los futbolistas están dando lo mejor de sí mismos. Pero todavía les queda ese punto de madurez competitiva, de partidos duros de verdad, como los 15 últimos minutos de Girona, que seguramente han sido los 15 minutos más duros. No tuvimos el balón, nos lo quitábamos de encima, pero supimos defender, aguantar las patadas, aguantar los centros... Ese paso que estamos dando de madurez es lo que nos está haciendo crecer".

La vida es diferente hoy para el bético, que está viviendo una semana de Feria muy distinta a las anteriores; y también para Setién, que le ha dado la vuelta tanto a su situación como a la del Betis en apenas una vuelta de campeonato para que jugar en Europa sea algo más que un sueño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios