laliga santander | betis-eibar

El 'Setién 2.0' es muy de verdad (2-0)

  • El Betis no se cansa de darle alegrías a los suyos y acumula ante el Eibar su cuarto triunfo seguido

  • Con Bartra como mariscal atrás, los verdiblancos mostraron que su evolución los ha hecho muy fiables

Cuarto triunfo consecutivo de un gran equipo de fútbol. El Betis le dio una nueva alegría a los suyos por la sencilla razón de que ha sabido adaptarse a lo largo del curso a interpretar un juego muy de verdad, de meterle la máxima intensidad a todas sus acciones y de tocar cuando es necesario, lejos del ideario inicial de Quique Setién. Este equipo, con una evolución táctica visible, fue capaz de adaptarse a la propuesta del Eibar para derrotarlo, como también lo ha hecho en los tres anteriores encuentros con independencia del estilo de juego que buscasen el Getafe, el Espanyol y el Alavés. El Betis tiene muy claro su camino y eso le da para acumular una alegría detrás de otra.

En esta evolución 2.0 de Setién y su cuerpo técnico, los suyos se repliegan perfectamente, hasta con nueve futbolistas en la mayoría de las ocasiones para taparle todas las vías que pueda tener el rival antes de que Marc Bartra aparezca con la escoba y se encargue de barrer todo lo que no han conseguido los demás, algo que ya es bastante complicado, pues los béticos ponen minas por todos los caminos. Pero el fútbol, lógicamente, no se limita a defender, también hay que saber atacar y los hombres que visten de verdiblanco salen a la contra como verdaderas almas que persigue el diablo con el deseo de destrozar al adversario. El plan, ahora, no es acumular esa posesión tan inútil que se ha puesto de moda en muchos técnicos por aquello de luce mucho en el pedigrí, en absoluto, el balón circula con extrema velocidad, con los riesgos que eso conlleva, en busca de que les llegue a Sergio León, principalmente, Boudebouz y Tello con las mínimas condiciones para plantarse en solitario delante del guardameta.

Para ello, una de las vías está en las diagonales que todos trazan. Sergio León, como buen delantero centro moderno, parte de dentro hacia fuera en busca de las espaldas de los zagueros, algo que suele conseguir en muchas ocasiones para luego definir como lo hizo en el primer gol del partido, con una tranquilidad propia de los mejores nueves. Boudebouz y Tello tal vez sean los únicos que tienen permiso para aguantar un poquito más para hallar las vías por las que llegan sus compañeros. Ambos a pierna cambiada, supieron generar también fútbol para las penetraciones por los laterales de Barragán, decisivo una vez más en sus subidas, y también de Júnior.

Y en el eje de las operaciones, sin Javi García en esta ocasión, se movieron sin parar tanto Guardado como Fabián. Ambos formaron un excelente binomio, que es capaz de ir a la presión del rival para provocar que éste juegue hacia atrás al verse asfixiado, y al mismo tiempo administra la pelota cuando era recuperado por los béticos. Para ellos también resulta todo mucho más fácil cuando se siente protegido en sus espaldas, algo de lo que se encarga este nuevo Betis de los cinco defensas, que no tiene el más mínimo rubor para protegerse con cinco atrás, pero que también al mismo tiempo cuenta con tres elementos de ataque en esa misma zaga, pues Bartra, con su visión del fútbol, complementa a la perfección a todos los suyos, tanto los laterales como a los centrocampistas al mismo tiempo que también ordena a Mandi y Amat para que estos dos zagueros hayan pasado a parecer infinitamente mejores en su labor de cortar todo lo que llegue hacia su zona.

Este Betis, con tantos aspectos positivos a analizar a la hora de explicar su juego, en este caso contra el Eibar, se ha convertido, pues, en una máquina de lo más fiable tanto en la resta, lo principal para sentirse tremendamente cómodo y seguro, como en la suma. La consecuencia es lógica, cuatro triunfos seguidos figuran ya en su casillero y da igual que tenga problemas en alguna fase del encuentro, que sea verdad que también el aire le sopla ahora de popa en determinadas acciones en la que lo acompaña algo de fortuna, pero es que eso es una consecuencia más de un equipo bien trabajado, de que los futbolistas supieran perfectamente sus funciones y que sean conscientes de que tarde o temprano llegará el gol que desequilibre a su favor como consecuencia de todo lo anterior.

Sergio León celebra el primer gol. Sergio León celebra el primer gol.

Sergio León celebra el primer gol. / Antonio Pizarro

La cita con el Eibar no fue una excepción en ese aspecto y ya se vio que iba a ser así desde el arranque. Ni siquiera la presión extenuante ordenada por Mendilibar, que había estudiado muy bien al Betis y le pidió a los suyos que cerraran todas las líneas de pase por arriba de la línea del centro del campo, fue suficiente para alterar el plan. Guardado y Fabián acudieron a apoyar más atrás y sólo era cuestión de saber esperar para que Sergio León se aprovechara de tantos espacios en sus alrededores. Lo logró, con inteligencia, en un fenomenal pase de Barragán, que supo ver la vía que se abrió en la zaga vasca.

El Betis se puso pronto en ventaja, pues, y supo sentirse cómodo en todo momento a la hora de defenderse. Siempre acumulaba hasta nueve hombres por delante del debutante Dani Giménez y éste sólo sufrió en un cabezazo de Ramis que fue a sus manos. También un taconazo de Kike García pudo ser peligroso, pero se quedó en el intento. Hasta que la fortuna sí acompañó en el segundo tanto, aunque para ello Barragán tuviera que llegar hasta la línea de gol, que también tiene su mérito.

El cuadro de Setién ya se había puesto 2-0 en el tanteo y supo administrar con solvencia su ventaja pese a los intentos de un Eibar que jamás se dio por vencido. Pero el Betis estaba varios escalones por encima, tantos que ya es el quinto de la tabla clasificatoria y los suyos no se cansan de celebrar triunfos gracias a esa evolución de la idea de Quique Setién. Los entrenadores buenos son los que son capaces de progresar y el Betis 2.0 del cántabro es infinitamente mejor en fiabilidad.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios