athletic - betis | informe técnico

Voluntad en el guión de casi toda la temporada

  • Adán mantuvo vivo a un Betis que pagó sus fallos atrás.

Joaquín forcejea en la banda con el lateral izquierdo Balenziaga. Joaquín forcejea en la banda con el lateral izquierdo Balenziaga.

Joaquín forcejea en la banda con el lateral izquierdo Balenziaga. / EFE

El Betis confirmó en San Mamés que lo de Vigo fue un espejismo. Adán mantuvo vivo al equipo de Víctor Sánchez del Amo hasta el final, al que también le faltaron recursos para generar más de lo poco que hizo en el tramo final de la contienda. Salvo un disparo de Rubén Pardo que se fue fuera por poco, tras tocar en un jugador rojiblanco, el bagaje de los verdiblancos fue escaso, pese a que el técnico madrileño tenía a todo su arsenal ofensivo en el campo. Lógico con el marcador en contra.

El equipo de Heliópolis lo intentó hasta el final, pero acabó pagando sus errores defensivos, con un pésimo inicio de segundo tiempo en el que fue incapaz de tener la pelota. El Betis quedó a merced de un Athletic que en la primera parte gozó de dos ocasiones clarísimas para haberse adelantado, pero Adán y la madera se aliaron con los verdiblancos, que fueron de más a menos hasta que el choque bajó de ritmo por parte de dos equipos que se fueron al descanso con el cero a cero inicial. En la reanudación, mejor el Athletic, pese a la voluntad de un equipo bético que volvió a mostrar sus carencias.

La pizarra del Betis. La pizarra del Betis.

La pizarra del Betis. / FUENTE: Elaboración propia. GRÁFICO: Dpto. de Infografía

Defensa

Apostó Víctor por las rotaciones -hasta siete cambios de inicio con respecto al once de Balaídos- y acabó pagándolo el Betis. Y eso que los verdiblancos salieron con la presión alta, pero poco a poco el Athletic espabiló. Beñat tomó el mando y Adán salvó a su equipo ante Aduriz. Un Betis desaparecido en el campo salvo cuando aparecía Ceballos, hasta que el ritmo de juego decayó. Antes, Susaeta, con De Marcos, percutió una y otra vez por la banda de José Carlos y Álex Martínez, que fue un filón para los de Valverde. Mandi ya dio muestra con varios errores en la entrega del balón que no iba a ser su noche, como se vio en la segunda parte, con su penalti. Cejudo fue el más aseado en un mal día, en líneas generales, de la zaga bética.

Ataque

El Betis sólo apareció cuando Ceballos tuvo el balón. Rubén Castro marcó, Jonas apenas se dejó ver y Brasanac estuvo muy gris, como, después, Álex Alegría. Joaquín sí tuvo algo más de presencia.

Virtudes

El Betis peleó hasta el final.

Talón de aquiles

Los errores en defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios