Comunión perfecta mirando al Leganés

  • Los aficionados del Betis recibieron con botes de humo verde a sus jugadores en el Villamarín.

El Betis, después de dos días de descanso tras la victoria en el derbi el pasado sábado, volvió este martes al trabajo en una sesión que fue a puerta abierta y a la que acudieron varios centenares de aficionados verdiblancos, que pese a la lluvia hicieron acto de presencia en la grada de Pre

ferencia.

Al saltar al terreno de juego, los futbolistas fueron recibidos con una gran ovación, con botes de humo verde y cánticos que se pudieron escuchar durante la sesión preparatoria. Sobre todo uno que se ha convertido en un clásico entre la afición y los jugadores: "¡Yo quiero un Betis, campeón!".

Ante los cánticos, tanto el cuerpo técnico como la plantilla se dirigieron con aplausos a los hinchas béticos en agradecimiento por el apoyo ofrecido antes, durante y posteriormente al derbi, donde se ha podido comprobar, una vez más, la sensacional relación que existe entre Quique Setién, y sus ayudantes, y los futbolistas. Una comunión perfecta entre el cántabro y unos jugadores que creen en su idea, como se pudo comprobar en la celebración del derbi nada más terminar el partido en el vestuario bético.

Entrenamiento a puerta abierta del Betis en el Villamarín Entrenamiento a puerta abierta del Betis en el Villamarín

Entrenamiento a puerta abierta del Betis en el Villamarín / Antonio Pizarro

Una comunión de la que también es partícipe una afición que piensa ya en el encuentro ante el Leganés y que espera refuerzos importantes para que su equipo, viendo la igualdad existente este año en la zona media alta de la Liga, pueda acabar el curso entrando en competición europea, objetivo que sotto voce se escucha en Heliópolis. Exigencia, en una comunión perfecta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios