real betis

Un alivio en Heliópolis

  • La derrota del Sporting permite que Víctor continúe por ahora

  • Los números reflejan el agotamiento del proyecto de Haro y Catalán junto con Miguel Torrecilla

Catalán Torrecilla y Haro posan durante una rueda de prensa en el Villamarín. Catalán Torrecilla y Haro posan durante una rueda de prensa en el Villamarín.

Catalán Torrecilla y Haro posan durante una rueda de prensa en el Villamarín. / antonio pizarro

La derrota del Betis en Las Palmas volvió a reflejar la vulgaridad del proyecto que siguen gestionando Ángel Haro y José Miguel López Catalán, con las figuras de Miguel Torrecilla y Víctor Sánchez del Amo muy tocadas. De hecho, el salmantino sigue siendo el principal valedor de la continuidad del técnico, a pesar de que en el propio club verdiblanco existen voces críticas hacia la labor de actual inquilino del banquillo bético. Así, la derrota del Sporting (3-1) en casa de la Real Sociedad supuso un balón de oxígeno, de momento, para la cúpula dirigente, la cabeza visible de la dirección deportiva y el preparador madrileño. Otra cosa será al final de la temporada.

Los números de Víctor en su trayectoria como entrenador en Primera División son los siguientes: 14 victorias (21%), 28 empates y 24 derrotas, en 66 encuentros. Así, al frente del cuadro verdiblanco ha conseguido igualar a Gustavo Poyet, con una media de un punto por encuentro. 11 puntos en 11 partidos del uruguayo en su etapa al frente del cuadro de Heliópolis y 20 puntos en 20 encuentros de los verdiblancos con Víctor. De este modo, el preparador verdiblanco -datos de la @LaLigaenDirecto- sería el segundo peor entrenador de toda la historia del Betis en Primera (25% de triunfos, cinco en 20 encuentros) tras Luis Fernández.

Guarismos que reflejan la decadencia del Betis en la segunda vuelta, donde sólo ha sumado un punto más (9) que Osasuna (8), de ahí que en una clasificación contando sólo lo que va de segunda parte del campeonato los verdiblancos estarían metidos de lleno en la lucha por no bajar. A esto hay que sumarle otros datos que reflejan la triste temporada que está realizando el Betis, pues su próximo rival en el Benito Villamarín, el Eibar, le saca 19 puntos en la clasificación, con 50 puntos en su casillero por 31 de los heliopolitanos; y Osasuna, colista, ya ha sido capaz de conseguir dos victorias consecutivas, algo que el cuadro bético ha sido incapaz de conseguir en lo que va de campeonato. Así, el Betis, que ha sumado siete puntos en las últimas diez jornadas, acabaría el campeonato con 36 puntos.

Otra cifra que explica una de las causas de que el Betis lleve toda la temporada en la zona media baja hace referencia a los goles encajados, siendo uno de los equipos de la Liga que más han recibido (51). Números negativos de un Betis que desde la llegada de Haro y Catalán ha visto pasar a cuatro entrenadores (Mel, Merino, Poyet y Víctor) y dos directores deportivos (Eduardo Macià y Miguel Torrecilla), acabando la campaña pasada en el décimo puesto, con 45 puntos, objetivo que a priori parece complicado alcanzar en ésta por la dinámica negativa en la que se encuentra. Esta mala racha queda reflejada en otro dato demoledor: Haro es el peor presidente del Betis en el siglo XXI, con un porcentaje en victorias del 32% y 1,53 goles de media encajados por partido (@LaLigaenDirecto).

Además, la planificación deportiva de Torrecilla no está dando el resultado que el club verdiblanco esperaba para lograr el objetivo de quedar del décimo para arriba, e incluso por números es peor, en estos momentos, que la de Macià. La temporada pasada, tras 31 jornadas, el Betis sumaba 34 puntos, mientras que ahora lleva tres menos (31), sin verse el salto de calidad pregonado desde la entidad para este curso. La afición, mientras, volvió a mostrar su enfado en las redes sociales, tras la derrota en Las Palmas, con Víctor, Torrecilla y, sobre todo, con Haro y Catalán, cuya gestión deportiva, como dicen los números, es deficiente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios