Real Betis

Más avales para Setién

  • El técnico apuesta por una segunda unidad de la cantera para cubrir la falta de fondo de armario de la plantilla

  • El cambio de sistema refuerza a una zaga que mejora con Bartra

Quique Setién, junto a Boudebouz, observa el rondo en el que participan también Javi García, Pedro, Sergio León y Campbell. Quique Setién, junto a Boudebouz, observa el rondo en el que participan también Javi García, Pedro, Sergio León y Campbell.

Quique Setién, junto a Boudebouz, observa el rondo en el que participan también Javi García, Pedro, Sergio León y Campbell. / antonio pizarro

Las victorias ahuyentan las dudas, más allá de las formas con las que se alcancen. Y la del lunes en Riazor vuelve a reforzar la figura del entrenador, Quique Setién, que apostó por una alineación inédita, en la que incluyó a un nuevo canterano como Júnior, y en la que volvió a confiar en el sistema de tres centrales, con la inclusión de Bartra, el gran refuerzo invernal.

Ante la falta de fondo de armario en una plantilla excesivamente corta, tanto por deseo propio de los técnicos como por las lesiones de larga duración, Setién ha hecho buena la apuesta por la cantera para generar una segundad unidad que completa la primera plantilla. Francis y Loren ya se han consolidado como jugadores del primer equipo, mientras que en Riazor se estrenó Júnior, clave en la acción del gol como asistente del punta marbellí.

"Soy el que mejor sabe cómo están los jugadores. Entreno todos los días con ellos. Sé cómo están en el momento de forma, de todo. Hay gente que piensa que antes de los partidos fumo algo raro y que de repente tengo caprichos", expresó Setién tras la victoria ante el Deportivo, en la que dejó entrever que en sus decisiones también influyen el bache por el que atraviesan jugadores como Javi García o Sergio León, que parecen en un momento de forma inferior al que comenzaron el año.

La otra gran decisión de Setién en Riazor fue la de continuar con el esquema de tres centrales con el que venció al Villarreal en Heliópolis en la jornada anterior. Tras la grave lesión de Feddal y la llegada de Bartra en enero, el cántabro ha optado por colocar a los tres centrales puros disponibles al mismo tiempo, con la intención de reforzar uno de los puntos débiles del equipo. En estas dos últimas jornadas, el Betis sólo ha recibido un gol -un penalti transformado por Bacca-, a la vez que con Bartra ha mejorado la salida de la pelota. Incluso la misma ha variado con respecto a duelos anteriores y Adán ya no ha sido tan protagonista en la elaboración del juego, con lo que los riesgos atrás también han disminuido.

La metamorfosis del Betis no sólo ha partido del cambio de sistema sino también en la manera de llegar a la portería contraria. Sin renunciar a la posesión, una de las bases del libro de estilo de Setién, los verdiblancos practicaron un fútbol más de control en Riazor, con la intención de defender desde la posesión.

Si tras la derrota ante el Celta de hace dos semanas, los heliopolitanos descendieron a la decimotercera plaza y se quedaron a cuatro puntos de la séptima, que entonces ocupó el equipo vigués, las dos victorias seguidas han aupado a los de Setién, que han finalizado octavos la vigésima tercera jornada a sólo dos puntos del séptimo y a tres del sexto. A falta de 15 partidos para finalizar el campeonato, el Betis está metido en la pelea por Europa, un objetivo al que se aspira y que sería más sencillo de conseguir si finalmente el séptimo lugar otorga un puesto en la Liga Europa.

Pese a todo, los triunfos tampoco deben esconder ciertas carencias que ha evidenciado el equipo en estas jornadas. Tanto el Villarreal, que jugó en inferioridad desde la media hora, como el Deportivo le generaron ocasiones de gol a los verdiblancos, sobre todo en la recta final de los dos encuentros cuando la gasolina disminuyó en los titulares.

Si ante el Villarreal jugadores como Durmisi, Barragán, Bartra o Amat acabaron con problemas musculares, en Riazor fueron Guardado, sustituido antes del final por Javi García, o Júnior quienes padecieron molestias en los últimos minutos, que coincidieron con una mejoría del Deportivo, que acumuló varias llegadas con peligro a la portería de Antonio Adán.

A la espera de recuperar la mejor versión de los teóricos titulares, lo que será importante para el sprint final, el Betis sí mejora ampliamente sus números de las últimas temporadas. Con 33 puntos en 23 jornadas, el equipo de Setién suma nueve puntos más que el año pasado -con Gustavo Poyet y Víctor Sánchez del Amo- y ocho más que en el anterior -con Pepe Mel y Juan Merino-, un salto de calidad que sí está más en consonancia con la alta inversión realizada por la entidad tanto en verano como en invierno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios