betis - espanyol | el rival

Un bloque bien engrasado

  • El Espanyol llega enrachado a Heliópolis con Gerard Moreno como gran referente

  • Los blanquiazules quieren engancharse a la pelea por Europa

Quique Sánchez Flores da instrucciones a sus jugadores durante un encuentro. Quique Sánchez Flores da instrucciones a sus jugadores durante un encuentro.

Quique Sánchez Flores da instrucciones a sus jugadores durante un encuentro. / alberto estévez / efe

Esta noche visita Heliópolis un rival que atraviesa por un excelente momento de forma, el Espanyol. Así lo dicen los números, pues el conjunto blanquiazul acumula siete jornadas consecutivas sin perder (dos victorias y cinco empates), con 35 puntos en el casillero instalado en la zona cómoda de la clasificación (decimotercero). No obstante, esta racha positiva está quedando un poco enturbiada los últimos días en un conjunto espanyolista que piensa ya en la próxima temporada, donde el futuro de Quique Sánchez Flores estaría lejos de Barcelona. Los espanyolistas ya están planificando el curso venidero, una cuestión de la que se habla mucho en la actualidad de un equipo perico que al inicio del campeonato pretendía luchar por jugar en Europa la próxima campaña, meta que todavía tiene a su alcance aunque un tanto complicada por el numeroso grupo de equipos que tiene por delante.

Sin balón

El Espanyol se siente cómodo sin la pelota. La construcción del fútbol mediante el control de la posesión es uno de los puntos débiles del cuadro catalán, que se siente más a gusto esperando al rival, sin realizar tampoco una fuerte presión, siendo Carlos Sánchez el principal referente en la destrucción. Un futbolista fuerte que está ofreciendo un buen rendimiento después de la salida de Javi Fuego al Villarreal. El colombiano le ha dado consistencia a la medular del equipo de Quique, que sufre al defender ante jugadores habilidosos y en disparos lejanos.

Con balón

Con la pelota, el Espanyol tiene las ideas muy claras. Los blanquiazules se sienten muy cómodos realizando un juego por las bandas, con jugadores como Piatti y Granero, quien ahora cae a la banda en un 4-4-2 asimétrico en el que está funcionando, mientras que Víctor Sánchez y Carlos Sánchez están en el centro del campo en labores de circulación de la pelota y presión al rival. Por eso, a la hora de atacar, el Espanyol busca los centros para que Gerard Moreno y Leo Baptistao, que también suelen caer a los costados, intenten cazarlos. El primero de ellos atraviesa por un excelente momento de forma, con 12 goles en 26 encuentros, siendo uno de los mejores delanteros nacionales en estos momentos y en continuo crecimiento. Mientras, el brasileño se ha convertido en el complemento perfecto de su compañero, con seis goles y tres asistencias en 27 partidos. Además, Quique contará para el choque ante los verdiblancos con Sergio García, que volverá a medirse a su ex equipo.

El que fuera delantero del Betis se ha recuperado de unos problemas físicos y está ya a disposición de su entrenador para la cita en el Benito Villamarín, un estadio en el que el Espanyol intentará seguir alargando su racha positiva.

Lo mejor

Finalmente, Quique Sánchez Flores ha logrado que el Espanyol funcione, con Gerard Moreno como estrella, explotando como goleador.

Lo peor

El objetivo inicial era pelear desde el principio en la zona media alta para ocupar plaza europea la próxima campaña, algo que la irregularidad durante buena parte del campeonato le ha impedido alcanzar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios