La previa · Betis-barcelona

El cosquilleo que busca la felicidad

  • El Betis desea romper la imbatibilidad en Liga del Barcelona con otra noche mágica

  • Valentía y eficacia, la fórmula de Setién para frenar a los de Valverde

El cosquilleo que busca la felicidad El cosquilleo que busca la felicidad

El cosquilleo que busca la felicidad

El Benito Villamarín acoge esta noche un encuentro que cuenta con todos los ingredientes necesarios para que se vea un gran espectáculo, un partidazo, como le gusta decir al aficionado al fútbol.

Pero, además de eso, el que siente en verdiblanco aguarda esta cita entre el Betis y el Barcelona con ese cosquilleo en el estómago previo a uno de los duelos siempre especiales a lo largo de la temporada en el feudo de Heliópolis, que registrará un ambiente espectacular por parte de una afición bética que se volcará como siempre con su equipo para lograr una victoria que ante los azulgrana se resiste en Liga, en terreno bético, hace una década, y de paso dar un golpe de autoridad en el grupo de equipos de la zona media alta que luchan por los puestos europeos y ser el primer equipo capaz de vencer al todopoderoso conjunto culé en el torneo de la regularidad.

Un reto muy grande para el conjunto de Quique Setién, que afronta este envite con valentía e ilusión, con el convencimiento abosluto en su idea y estilo de juego para vencer al equipo que entrena Ernesto Valverde. Dos equipos con estilos bastante parecidos, aunque esta temporada el técnico azulgrana ha dotado a su equipo de más músculo en el centro del campo, siendo en muchos partidos más práctico que vistoso, aunque sin renunciar del todo a la filosofía del fútbol de posesión y control en busca siempre de la portería rival. Así, el preparador del cuadro verdiblanco ha trabajado toda la semana con el objetivo de que su equipo sea capaz de aprovechar sus armas y seguir siendo eficaz en ataque, de ahí la importancia que este choque puede tener la velocidad de Tello, la calidad de Joaquín por dentro, el físico de Javi García, los balones filtrados por Guardado, el gran momento de Fabián... Y todo sin olvidar que ya cuenta Setién con su gran exponente en defensa, Feddal, que vuelve tras sanción; y tiene mimbres en la recámara con Boudebouz, Camarasa y, sobre todo, Rubén Castro.

La Pizarra La Pizarra

La Pizarra / fotos: josé ángel garcía

Una de las dudas del preparador cántabro radica en Mandi, con problemas en el tobillo, mientras que Francis ya se entrenó ayer con normalidad y todo apunta a que podría volver a repetir en el lateral derecho. Adán, pese a que esta semana no se ha ejercitado con el equipo por problemas de pubis, se encuentra recuperado y listo para jugar, aunque ayer, en el entrenamiento matinal, Setién estuvo un buen rato dialogando con Dani Giménez y el míster verdiblanco ya en alguna ocasión ha reservado a alguno de sus pilares tras no ejercitarse toda la semana en plenitud de condiciones. El resto del once apunta a que será el habitual, con Javi García, Guardado y Fabián en la medular, Joaquín, Tello y Sergio León, arriba.

Enfrente, el Betis tendrá un rival que pese al revés en la Copa ante el Espanyol atraviesa por un sensacional momento de forma, sobre todo Messi, del que los verdiblancos estarán siempre muy pendientes hoy en la marca por lo ensayado a lo largo de la semana.Valverde tiene las bajas de los lesionados Coutinho, Dembele, Paco Alcácer, Iniesta y Mascherano, estos dos últimos siendo dudas toda la semana. Tampoco estará en Sevilla Yerry Mina, pese a que el central colombiano ya ha recibido el pase internacional. Otra de las cuestiones por resolver en el cuadro catalán es saber por quién apostará su entrenador para el puesto de lateral derecho, si dará la oportunidad al recién recuperado Semedo o bien apostar por Aleix Vidal o Sergi Roberto. El resto, el equipo de gala de un Barça que lleva la cifra de 52 goles a favor y sólo 9 en contra, empatado con el Atlético (los de Simeone con un partido más, el jugado ayer) y que intentará conseguir una victoria con la que alargar aún más su distancia en el liderato.

Así se presenta un encuentro que ha levantado una gran expectación en la afición bética, hasta el punto de que el Benito Villamarín podría registrar el primer lleno tras la construcción del Gol Sur, con sesenta mil espectadores en las gradas. Todo, con el fin de ayudar a su equipo a conseguir una victoria que convertiría ese cosquilleo nervioso en felicidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios