betis | atlético

El hambre de Simeone

  • Tras un inicio dubitativo, y sin refuerzos por la prohibición de la FIFA, el Atlético ha reaccionado y se mantiene invicto en la Liga tras 14 jornadas

Simeone, ante sus hombres, en el entrenamiento de ayer en la Ciudad Deportiva Wanda de Majadahonda. Simeone, ante sus hombres, en el entrenamiento de ayer en la Ciudad Deportiva Wanda de Majadahonda.

Simeone, ante sus hombres, en el entrenamiento de ayer en la Ciudad Deportiva Wanda de Majadahonda. / mariscal / efe

En la enésima reinvención, Diego Pablo Simeone mantiene la tensión competitiva del Atlético una temporada más, pese a la eliminación en la Liga de Campeones por esos tropiezos ante el Qarabag. El inicio de temporada de los colchoneros no fue sencillo. El traslado al Wanda Metropolitano o la prohibición de la FIFA para inscribir fichajes en el pasado mercado estival, que rebajó el nivel de una plantilla a la que también le han afectado las lesiones, fueron algunos de los problemas con los que tuvo que lidiar Simeone en el arranque. A ello se añadió el dilema de Griezmann con su futuro, con los cantos de sirena del Barcelona o el United sobrevolando su cabeza, aunque hoy es baja en el Benito Villamarín por lesión.

Nada ha frenado en la Liga a los rojiblancos, que con días grises de esfuerzo, han conseguido mantenerse invictos en las 14 jornadas disputadas e incluso en las últimas semanas se atisba un crecimiento en el potencial. El regreso del mejor Gameiro ha animado a su compatriota; la batuta de Koke en la medular ha devuelto esa sensación de control con la pelota que también es necesario para ganar. El Atlético de Simeone parece haber recuperado su esencia y eso lo convierte en un contrincante incómodo para cualquier rival.

sin balón

El equipo menos goleado del campeonato, junto con el Barcelona, vuelve a tener en el sistema defensivo uno de sus puntos fuertes. Sólo el Girona, en la primera jornada, le ha marcado más de un gol en un partido en esta temporada, aunque la mayor parte de los encajados llegaron en centros laterales que no fueron bien defendidos.

La fuerte presión de la medular, sobre todo con Saúl y Koke en el campo unido a un medio centro, y el poderío de sus centrales destacan en un Atlético que además cuenta con Oblak, uno de los mejores arqueros del mundo, para blindar su portería. Más cómodo replegado en su propio campo y cediendo la posesión al rival, los colchoneros cierran los espacios por dentro para conceder muy pocas ocasiones de gol.

En esta temporada, Simeone ha tenido que improvisar en los laterales, pero tanto Lucas Hernández en el izquierdo como Thomas en el derecho, han cubierto ese expediente con nota.

con balón

Aunque los colchoneros se sienten más cómodos al contragolpe, partiendo de ese repliegue intenso, la idea principal pasa por llegar al área rival con pocos toques de balón, ya sea tras una recuperación en el campo propio o del contrario.

Habitualmente, las bandas son ocupadas por los laterales, sobre todo ahora por Filipe Luis en la izquierda, ya que Koke, que se escora hacia ese lado, se mueve por dentro para ayudar en la construcción del juego. Las presencias de Carrasco, Gaitán o Correa en las bandas son ya menos habituales que al inicio de la Liga.

Los rojiblancos también generan peligro en acciones de estrategia, con grandes lanzadores y rematadores.

lo mejor

La consistencia defensiva y ese carácter ganador que transmite Simeone que provoca que el Atlético nunca se caiga.

lo peor

Le ha costado hacer gol, sobre todo en los duelos cerrados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios