real betis

Un lúcido reseteo

  • El Betis de Setién, tras el fiasco en San Mamés, se centra de lleno en el derbi con el objetivo de recuperar su mejor versión

  • El 'veneno' de Serra Ferrer, un factor esencial

Un lúcido reseteo Un lúcido reseteo

Un lúcido reseteo / inma flores

La derrota en San Mamés dejó en el Betis una resaca que requiere de un lúcido reseteo de cara al derbi del próximo sábado en el Benito Villamarín. Una cita para la que el cuadro verdiblanco ya se encuentra concentrado de lleno, aunque ya de cara a la cita del pasado sábado quedó claro que los de Setién miraban con un ojo al Athletic y con otro al duelo de la máxima rivalidad, como se pudo comprobar en el once inicial y en la lectura de partido que hizo el preparador cántabro, quien junto a sus pupilos confían en enmendar los fallos cometidos ante el conjunto vasco para intentar brindarle a la afición bética un buen resultado en el último partido de la temporada en Heliópolis.

Para ello, el Betis de Setién tendrá que recuperar su sello, ése que durante 80 minutos no se vio frente a los de Ziganda, ya que los verdiblancos estuvieron muy espesos en su juego, con muchas imprecisiones en el pase, con falta de intensidad en varias fases del partido, e incluso con falta de frescura en algunas piezas. Además, tampoco estuvo bien el cuadro heliopolitano en defensa, sufriendo con Saborit y Lekue como carrileros, que le ganaron la partida a Tello y Durmisi, con la movilidad de Muniain, la velocidad de Williams y Aduriz, que trajeron en jaque a Bartra, Javi García y, sobre todo, a Amat. Y con la lesión de Júnior se vio cómo Setién tenía en la mente el derbi, reservando a Mandi y cambiando a tres futbolistas (Bartra, Javi García y Fabián) de sitio antes de dar entrada al internacional argelino. En la medular, tampoco generó el Betis demasiado fútbol, pese a la voluntad de Fabián, Joaquín y algún intento estéril de Camarasa. Y arriba volvió a llamar la atención la titularidad, de nuevo, de Sanabria, que no anda fino, antes que Sergio León (lleva tres partidos sin jugar, uno por sanción y dos de suplente) o Rubén Castro (en las últimas ocho jornadas ha jugado nueve minutos ante el Eibar y 27 ante el Athletic, cuatro encuentros suplentes sin minutos y dos veces fuera de la convocatoria). Sólo Loren está ofreciendo un buen rendimiento, aprovechando incluso los minutos que tiene cuando le toca salir del banquillo.

No obstante, pese a la forma en la que se produjo la derrota, Setién y sus pupilos tienen los cinco sentidos puestos en el derbi, mentalizados al cien por cien, como dijo tras el partido una de las voces autorizadas del vestuario bético, Javi García: "El derbi es el mejor partido que podíamos tener, el último en casa. La gente está como loca por que llegue ese partido. La afición estará como siempre a tope. Nosotros estaremos al 100%. Esta semana primero toca descansar y desconectar un poco. A partir del primer entrenamiento de la semana habrá que empezar a trabajar y corregir lo que haya que corregir. Sobre todo, hay que dar el 200%, que es lo que vamos a hacer". En la misma línea que el pivote se expresó Loren: "A partir de ahora se olvida esta derrota. Nosotros, y todos los béticos que nos esperarán el sábado vamos a ir a ese encuentro con una ilusión tremenda".

Éste fue el sentir del vestuario bético tras caer ante el Athletic. Un vestuario en donde la figura de Lorenzo Serra Ferrer volverá a ser fundamental en estos días previos al derbi. El balear, una vez más, jugará un papel fundamental a la hora de inyectar el veneno necesario que se requiere en este tipo de partidos y que los verdiblancos carecían -así lo reflejan los resultados de los derbis antes de las llegada del balear- desde hace mucho tiempo. Esto se pudo comprobar en el partido de la primera vuelta en Nervión, y ahora el Betis lo vuelve a necesitar para llevar a cabo un lúcido reseteo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios